Hierro (mineral) – Efectos secundarios de su deficiencia

por Dr. Sandra Landers, MD, PhD
60 Vistas

El hierro (símbolo Fe) es un macroelemento que se encuentra en todas las células del cuerpo.

Su importancia en la economía del organismo deriva de la cantidad en la que se encuentra, 2,5-5 gramos, y de que más del 65% forma parte de la estructura de la hemoglobina de los glóbulos rojos (proteína fundamental en el transporte de oxígeno a las células). y tejidos).

Fuentes alimenticias naturales de hierro

El Fe que se encuentra en los productos vegetales (frutas, verduras, granos) se absorbe más difícilmente, pero el cuerpo puede tener muchos beneficios debido al consumo de estos productos.

Se obtiene una mayor cantidad de vitaminas, antioxidantes, minerales y fibra de:

  • Frutos secos: ciruelas, pasas, albaricoques;
  • Verduras: frijoles, soja, lentejas, guisantes secos;
  • Semillas: chía, maní, nueces, sésamo;
  • Verduras;
  • Verduras verdes: brócoli, espinacas, nabos, lechuga, puerros;
  • Grano integral: arroz integral, salvado, avena, trigo.

Entre los enemigos del Fe mencionamos los fosfatos, zinc, cobre, café, alcohol, procesamiento de frutas y alimentos en general, hervir en exceso o picar los alimentos en pedazos pequeños antes del proceso de hervido contribuye a la pérdida de altas cantidades de Fe de los alimentos.

Además, las fosfoproteínas y las sales de ácido fítico en los cereales integrales pueden tener el mismo efecto venenoso.

Un aspecto importante es el hecho de que este mineral no se absorbe en los intestinos a menos que se cambie su valencia en el estómago en presencia de vitamina C. En otras palabras, los alimentos ricos en Fe deben combinarse con alimentos ricos en vitamina C para que este mineral para ser absorbido correctamente.

Hay situaciones en las que el aprovechamiento digestivo del Fe está disminuido: post-gastrectomía, en estados de hipoclorhidria (disminución de la acidez del jugo gástrico), en presencia de exceso de grasa y celulosa en la dieta.

En general, el proceso de absorción está regulado por la necesidad de Fe del cuerpo. Un adulto joven, con una dieta equilibrada, absorberá del 5 al 10% de la cantidad total disponible en la dieta diaria. Este porcentaje aumenta hasta el 20% incluso en mujeres embarazadas.

Beneficios de la salud

  • forma parte de los glóbulos rojos y juega un papel importante en la formación de hemo/hemoglobina, vital en el procesamiento del oxígeno, para cumplir su función de dar a los tejidos el oxígeno tomado de los pulmones;
  • interviene en el metabolismo hepático;
  • interviene en la reducción del estrés oxidativo y en la lucha contra los radicales libres en el organismo;
  • este mineral interviene en los sistemas energéticos celulares;
  • es fundamental para la activación de las enzimas intracelulares de nuestro organismo;
  • reduce el proceso de envejecimiento y mantiene la juventud, tanto por sus implicaciones en la oxigenación del cuerpo y los sistemas energéticos intracelulares como por la reducción del estrés oxidativo, por lo que se atenúan una serie de procesos de envejecimiento;
  • interviene en las funciones del sistema nervioso;
  • estimula el sistema inmunológico;
  • la deficiencia de hierro aumenta el riesgo de cáncer, lo que demuestra la protección anticancerígena de este mineral;
  • participa en el metabolismo óseo;
  • este mineral es importante para el sistema muscular;
  • es un factor importante en el desarrollo neurológico de los niños durante su crecimiento y desarrollo en el útero.
Lee mas:  Los 8 mejores alimentos ricos en quercetina (Lista) – Un poderoso antioxidante

Exceso y Deficiencia de Hierro

Se encuentra en el cuerpo en 2 formas: depósito (cuando se incorpora a las proteínas ferritina y hemosiderina) y el circulador. Al hacer depósitos, el cuerpo previene cualquier desequilibrio que pueda ocurrir de forma aguda. Sin embargo, si la deficiencia de hierro es a largo plazo y el cuerpo se ve constantemente privado del aporte de este mineral, los depósitos se agotarán y se instalará la deficiencia de hierro.

La principal expresión de la deficiencia de hierro es la anemia (un tipo particular de anemia debido a la deficiencia de Fe, en la que los glóbulos rojos son pequeños y están débilmente cargados de hemoglobina y oxígeno). Clínicamente, los síntomas de la anemia incluyen fatiga física, dificultad para respirar, pérdida de cabello, dolor de cabeza, irritabilidad, mareos o pérdida de peso, así como disminución de la resistencia a diversos ataques.

Las personas con alto riesgo de desarrollar anemia son: mujeres durante el período menstrual (especialmente si tienen un flujo abundante), mujeres embarazadas o durante el período de lactancia. Pacientes con hemorragias digestivas e intestinales (úlcera, erosiones sangrantes, enfermedad inflamatoria intestinal) también están expuestos al riesgo de desarrollar déficit de Fe, donantes de sangre, pacientes con patología digestiva (resección gástrica, tratamiento antiácido), que disminuye la capacidad de absorción, pacientes con enteropatía por gluten.

Los bebés y niños pequeños están expuestos a experimentar estados anémicos cuando las dietas son deficientes en productos fortificados con hierro (especialmente los bebés que comienzan a tener una dieta diversificada).

A la edad de 6-8 meses, se considera que las reservas de Fe del bebé son suficientes para protegerlo contra la anemia, pero después de esta edad, se recomienda a los padres introducir suplementos de hierro en el menú.

Lee mas:  Hesperidina: efectos secundarios, hechos, usos, beneficios para la salud, fuentes de alimentos

Los bebés amamantados no necesitan suplementos de hierro, ya que la leche materna es rica en hierro. A diferencia de la leche humana, la leche de vaca tiene un contenido en Fe muy bajo (este es uno de los motivos por los que los especialistas no recomiendan su uso en la alimentación infantil). Para los lactantes que se alimentan con fórmulas lácteas, se recomienda usar solo fórmulas fortificadas con Fe.

Fuente

¡Recordar!

Deficiencia: la leche y los productos lácteos son bajos en ella y pueden desequilibrar rápidamente los depósitos de Fe del cuerpo, causando anemia. Los niños están expuestos a este riesgo si consumen grandes cantidades de productos lácteos, especialmente en combinación con azúcar y productos de harina blanca (conocidos por su bajo contenido en minerales).

Además, los adolescentes están expuestos a la aparición de anemia, debido a su ritmo de crecimiento (cuando el desarrollo está en su apogeo) y la mala alimentación que se ven tentados a seguir.

Exceso: la hipersideremia por causas alimentarias (por ingesta excesiva de alimentos ricos en hierro) es una condición que se presenta esporádicamente. Sin embargo, esta situación puede darse especialmente en niños si se abusa de suplementos nutricionales o medicamentos que contienen mucho hierro.

La hipersideremia es más frecuente en pacientes con hemocromatosis (una enfermedad genética en la que el organismo es incapaz de regular la absorción de este mineral). Esta enfermedad hereditaria provoca la acumulación de hierro en los tejidos y su depósito es tan constante que conduce en algunas situaciones a lesiones viscerales, especialmente en el hígado y el páncreas (con manifestaciones de insuficiencia hepática y diabetes).

El tratamiento de tal enfermedad es la flebotomía (al paciente se le está extrayendo la sangre y la cantidad es comparable a la de la donación de sangre).

Este procedimiento está indicado cuando el nivel de ferritina es superior a 300 mg/litro y se realiza semanalmente hasta que este valor sea inferior a 20 mg. El paciente también debe seguir una dieta estricta: nada de alcohol, vitamina C, carnes rojas y un alto consumo de calcio y productos que contengan ácido oxálico.

Lee mas:  Colina: efectos secundarios, hechos, funciones, beneficios para la salud, fuentes alimenticias

Los síntomas de los pacientes con exceso incluyen: fatiga (astenia), pérdida de apetito (anorexia), náuseas, vómitos, hiperpigmentación de la piel (la piel adquiere un tono gris).

El exceso de hierro puede aumentar el riesgo de cáncer porque produce radicales libres. Cuanto más Fe hay, más radicales libres se producen. Estos últimos oxidan el ADN celular y aumentan así el riesgo de cáncer.

Los radicales libres producidos por Fe también pueden provocar enfermedades cardiovasculares. Estos radicales libres pueden oxidar el colesterol en la sangre, lo que aumenta el riesgo de que se adhiera a las arterias y los vasos sanguíneos del cuerpo, especialmente a las arterias responsables de transportar nutrientes y oxígeno al corazón.

De esta manera, las placas de ateroma que obstruyen las arterias se forman mucho más rápido y los tejidos irrigados por esas arterias no obtendrán suficiente sangre para alimentarlos. Si el tejido afectado es el corazón, sufrirá isquemia, lesiones e incluso necrosis, es decir, muerte del tejido cardíaco (infarto).

Los primeros signos de exceso, incluyen la epigastralgia, como expresión directa de la erosión del estómago por daño de la mucosa gástrica.

Si Fe alcanza ciertos valores críticos, los pacientes pueden entrar en estado de shock. En estas situaciones raras pero peligrosas, está indicado administrar un quelante de hierro, como la deferoxamina (esta elimina el exceso de Fe, favoreciendo su eliminación por la orina).

Las raciones de Fe recomendadas por los especialistas son:

Bebés y niños:

  • menores de 7 meses – 0,27mg/día
  • 7-11 meses – 11 mg/día
  • 1-3 años – 7 mg/día
  • 4-8 años – 10 mg/día

Hombres: 9-13 años

  • 8 mg/día
  • 14-18 años – 11 mg/día
  • mayores de 19 años – 8 mg/día

Mujer:

  • 9-13 años – 9 mg/día
  • 14-18 años – 15 mg/día
  • 19-50 años – 18 mg/día
  • mayores de 51 años – 8 mg/día.

Las mujeres embarazadas tienen una mayor necesidad de Fe, que puede llegar a 20-30 mg en el último trimestre del embarazo. Sin embargo, durante el período posparto, no es necesario aumentar la ingesta (considerando que en los primeros meses la menstruación está ausente).

También te puede interesar

Deja un comentario