Citopenia

por Dr. Sandra Landers, MD, PhD
Publicada: Ultima actualización en 0 Vistas

La citopenia es una afección común en la que se desarrolla el desarrollo de pacientes con cáncer. Obtenga información detallada sobre este trastorno sanguíneo, incluidos sus tipos, síntomas, causas, diagnóstico y tratamiento.

DEFINICIÓN DE CITOPENIA

No se refiere a una sola dolencia sino a un término genérico para un amplio espectro de trastornos fatales. Se caracteriza por una deficiencia anormal de los elementos celulares de la sangre debido a la presencia de una serie de trastornos físicos. La producción normal de estas células tiende a cesar en un paciente afectado. A veces se denota como “hipocitosis”.

Se compone de una amplia gama de trastornos hematológicos o sanguíneos que podrían ser perjudiciales para la salud de los pacientes en ausencia de un diagnóstico oportuno.

TIPOS DE CITOPENIA

En circunstancias normales, la sangre se compone de tres formas de células que incluyen:

La deficiencia de cualquiera de estas células sanguíneas puede dar lugar a las siguientes formas:

ANEMIA

Los glóbulos rojos son el tipo más común de células sanguíneas. Contienen un químico proteico importante llamado hemoglobina que contiene hierro. Su función principal es suministrar oxígeno a los diversos tejidos del cuerpo desde los pulmones. En esta condición, el recuento de glóbulos rojos es menor que lo normal. Es esencialmente causado por una disminución en la producción de eritrocitos o un aumento en la destrucción de las células.

LEUCOPENIA

Los glóbulos blancos, también conocidos como leucocitos, constituyen el sistema de inmunidad del cuerpo al protegerlo contra diferentes formas de infección. También eliminan completamente los tejidos dañados o muertos del cuerpo. Los leucocitos se dividen en cinco clases basadas en las características morfológicas e incluyen:

  • Neutrófilos
  • Eosinófilos
  • Basófilos
  • Monocitos
  • Linfocitos

Esta forma particular se manifiesta por un bajo número de glóbulos blancos que pone a un individuo en alto riesgo de infección al debilitar el sistema inmunológico.

GRANULOCITOPENIA

Los granulocitos son una categoría de leucocitos llenos de gránulos microscópicos que contienen enzimas para digerir microorganismos infecciosos que ingresan al cuerpo. Estos dañinos organismos diminutos son engullidos a través de un proceso llamado fagocitosis. Los neutrófilos, los eosinófilos y los basófilos son todos tipos de granulocitos.

NEUTROPENIA

Está marcado por una abrupta reducción en el número de granulocitos neutrófilos que en realidad son el tipo más abundante de glóbulos blancos en la sangre. El aumento de la susceptibilidad a las infecciones bacterianas depende de la presencia o ausencia de productores de médula ósea de neutrófilos.

TROMBOCITOPENIA

Las plaquetas, que juegan un papel esencial en la coagulación y el sangrado, se producen en la médula ósea. El trastorno se caracteriza por un número de células inferior al normal. El recuento bajo de plaquetas puede causar hemorragias profusas durante una lesión y generalmente hay un retraso en el proceso de coagulación.

PANCITOPENIA

Hay una escasez de todos los tipos de células sanguíneas, incluidos glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas. La afección puede provocar anemia, leucopenia o trombocitopenia.

SÍNTOMAS DE CITOPENIA

Los síntomas se clasifican según los diversos tipos del trastorno que son los siguientes:

ANEMIA

La fatiga es el signo más común de la condición. Los otros síntomas incluyen:

  • Mareo
  • Dolor de cabeza
  • Falta de concentración
  • Palidez o palidez de la piel
  • Confusión
  • Latidos rápidos
  • Falta de aliento

LEUCOPENIA

La vulnerabilidad a las infecciones conduce a una serie de problemas de salud como:

    • Resfriado
    • Fiebre
    • Calambres en el estómago

 

  • Diarrea
  • Debilidad
  • Fatiga
  • Período menstrual abundante y prolongado
  • Úlceras orales

NEUTROPENIA

Los pacientes neutropénicos generalmente experimentan una serie de infecciones de la piel, el tracto gastrointestinal y el tracto urinario. Estas infecciones pueden conducir a varios problemas, tales como:

  • Dolor al orinar
  • Enrojecimiento inusual
  • Dolor de garganta
  • Diarrea
  • Úlceras en la boca
  • Hinchazón aguda alrededor de una herida

TROMBOCITOPENIA

Los pacientes afectados con una deficiencia de plaquetas pueden lesionarse fácilmente y sangrar espontáneamente en áreas como la boca, la nariz, el colon o la vagina. Algunos de los síntomas incluyen:

    • Pin tamaño de la cabeza, puntos rojos y planos debajo de la piel
    • Aumento del sangrado durante el período menstrual
    • Erupciones o hematomas
    • Letargo

 

Lee mas:  Capilares rotos

GRANULOCITOPENIA

La condición generalmente no se manifiesta por ningún síntoma único y podría ser una consecuencia de otros trastornos. Sin embargo, algunas de sus características típicas incluyen:

  • Mayor susceptibilidad a las infecciones por hongos
  • Debilidad
  • Ictericia
  • Neumonía
  • Dolor de garganta
  • Sangrado de las encías
  • Fiebre y escalofríos

PANCITOPENIA

Puede desarrollarse a un ritmo más lento o más rápido y puede progresar de varias maneras. La condición generalmente muestra condiciones generalizadas como:

  • Fácil aparición de moretones o sarpullido
  • Fatiga
  • Fiebre alta
  • Dificultad para respirar
  • Sangría

CAUSAS DE CITOPENIA

Casi todas las formas de citopenia tienen el mismo conjunto de causas. La gravedad de la dolencia está directamente relacionada con el porcentaje de células sanguíneas que se dañan en la médula ósea. Esto ocurre debido a razones como:

DEFICIENCIA DE HIERRO

El hierro es el componente principal requerido para producir RBC en la médula ósea. La ingestión limitada o la cantidad inadecuada de este elemento puede provocar anemia.

CONSUMO DE ALCOHOL

Puede conducir a la toxicidad de la médula ósea y reducir la producción de las células sanguíneas.

TERAPIA DE RADIACIÓN

Los rayos de alta energía se utilizan con frecuencia para destruir las células cancerosas en los pacientes afectados. Sin embargo, también puede producir una serie de efectos secundarios, como una disminución en el número de glóbulos blancos.

MEDICACIÓN

Los medicamentos que se usan para el tratamiento de convulsiones, VIH y malaria a menudo pueden conducir a una deficiencia de eritrocitos. Algunos antibióticos como la penicilina y el cloranfenicol, así como los medicamentos antimicóticos pueden ser fatales para las personas.

El uso regular de flecainida, fenitoína, indometacina, propiltiouracilo, carbimazol y clorpromazina puede iniciar el desarrollo de neutropenia. Los fármacos antipsicóticos, anticonvulsivos e inmunosupresores son los principales factores determinantes de la leucopenia. El consumo excesivo de ácido valproico, metotrexato, carboplatino e interferón puede alterar el recuento de plaquetas.

DEFICIENCIAS VITAMÍNICAS

La baja cantidad de vitamina B12 o ácido fólico en el cuerpo puede afectar la producción de las células sanguíneas en la médula ósea.

TRASTORNOS HEREDITARIOS

El síndrome de Bernard-Soulier, el síndrome de plaquetas gris, el síndrome de Alport , el síndrome de Wiskott-Aldrich son algunos de los factores causantes de la trombocitopenia. Las personas que tienen antecedentes familiares de trastornos sanguíneos pueden desarrollar pancitopenia. La neutropenia cíclica está marcada por un bajo recuento de neutrófilos debido a mutaciones heredadas.

REACCIONES INMUNOLÓGICAS

A veces, el trasplante de órganos y la transfusión de sangre pueden alterar el sistema inmunitario dando lugar a trombocitopenia.

TRASTORNOS CONGÉNITOS

El síndrome de Kostmann es una rara forma autosómica de trastorno que da lugar a neutropenia crónica severa.

CONDICIONES AUTOINMUNES

La destrucción de neutrófilos también puede ser el resultado de un trastorno autoinmune o un medicamento que estimula el sistema inmunitario. Los trastornos del tejido conectivo pueden causar la destrucción de las plaquetas debido a una respuesta autoinmune.

TRASTORNOS DE LA MÉDULA ÓSEA

Los cánceres de sangre como la leucemia o los linfomas pueden alterar la producción de glóbulos rojos en la médula ósea y causar anemia o trombocitopenia. El síndrome mielodisplásico o MDS es un grupo de trastornos marcados por el desarrollo anormal de una o más líneas celulares que normalmente se encuentran en la médula ósea. La citopenia refractaria con displasia multilinaje es una forma típica de SMD, que causa infecciones frecuentes debido a la presencia de células sanguíneas defectuosas.

INFECCIONES VIRALES

El VIH, la hepatitis C, la varicela, la rubéola, las paperas y el parvovirus son algunas de las infecciones comunes que afectan a la médula ósea, lo que a su vez reduce el recuento de plaquetas. La neutropenia es causada por una serie de infecciones bacterianas o parasitarias como la tuberculosis, la malaria y el virus de Epstein Barr.

DIAGNÓSTICO DE CITOPENIA

Las anomalías en la médula ósea, así como un análisis exhaustivo de los componentes de la sangre pueden ayudar a los proveedores de atención médica a diagnosticar la afección. Las técnicas médicas más comunes incluyen:

HEMOGRAMA COMPLETO (CBC)

Este análisis de sangre se realiza regularmente para evaluar los elementos celulares de la sangre. En un CBC, se mide el número de WBC, RBC o plaquetas. El recuento diferencial de glóbulos blancos también se realiza para calcular los distintos tipos de glóbulos blancos. La presencia del trastorno se destaca por un bajo conteo de células sanguíneas.

ASPIRACIÓN DE MÉDULA ÓSEA Y BIOPSIA CON AGUJA

En este procedimiento, se inserta una aguja especial en la médula ósea y se extrae una pequeña muestra por succión para un examen más profundo del fluido. Un bajo conteo sanguíneo revela infección o un trastorno grave de la médula ósea. Con mayor frecuencia, la médula se obtiene de la pelvis o el esternón.

TRATAMIENTO DE CITOPENIA

Es esencial que los médicos conozcan la causa y la gravedad del trastorno para la aplicación adecuada de los diversos procedimientos de tratamiento. Se aconseja a los pacientes anémicos que sigan una dieta que incluya alimentos ricos en hierro, como carne, pescado, lentejas o legumbres. Los siguientes métodos pueden ayudar a un paciente afectado a recuperarse temprano del trastorno.

TERAPIA MEDICA

Los pacientes pueden tomar una eritropoyetina sintética llamada epoetina alfa para restaurar la producción de glóbulos rojos. La trombocitopenia autoinmune se puede tratar con esteroides. Los casos graves pueden requerir inmunoglobulinas intravenosas (IgIV) o anticuerpos para inhibir la reacción inmune. El recuento de plaquetas también se puede aumentar con corticosteroides, carbonato de litio o folato. Las vitaminas también se administran para tratar los trastornos de la médula ósea. También se puede administrar un factor estimulante de colonias para inducir una mayor producción de glóbulos blancos.

PLASMAFÉRESIS

La porción líquida de la sangre representa la mitad del volumen de sangre y contiene varios anticuerpos y proteínas. Sin embargo, los mismos anticuerpos se vuelven perjudiciales para el cuerpo durante una reacción autoinmune. Esta técnica particular a menudo se usa para reemplazar el plasma con solución salina o albúmina. Esto se hace para eliminar sus componentes para reducir el ataque al propio cuerpo del paciente.

TRANSFUSIÓN DE SANGRE

Este proceso de transferencia de elementos sanguíneos o celulares compatibles generalmente se lleva a cabo en casos adversos. Una transfusión rápida es esencial para aumentar el conteo de células sanguíneas que ha disminuido drásticamente a un nivel muy bajo.

TRASPLANTE DE MÉDULA ÓSEA Y CÉLULAS MADRE

Es una nueva técnica que últimamente se está implementando en muchos centros de salud. En este proceso, se utilizan las células madre que tienen el potencial de desarrollarse en tipos celulares especializados (como el hígado o las células sanguíneas). Las células sanas se toman de la sangre o la médula ósea de un donante y se introducen en la médula de un paciente para reemplazar las dañadas. De esta forma, se reabastece el suministro de células saludables formadoras de sangre en el cuerpo.

Aunque la citopenia es un trastorno complicado, es curable y prevenible si se conoce su causa. Algunas personas pueden requerir tratamientos inmediatos y específicos, mientras que otras pueden tratarse mediante transfusiones de sangre ocasionales. Después de la terapia, el control regular de los niveles de células sanguíneas siempre es beneficioso para prevenir la recurrencia del trastorno en los pacientes.

También te puede interesar

Deja un comentario