Hogar Salud Tensión muscular intercostal: causas, síntomas y curación

Tensión muscular intercostal: causas, síntomas y curación

por Dr. Sandra Landers, MD, PhD
Publicada: Ultima actualización en 3 Vistas

La distensión muscular intercostal es una condición que aparece como una lágrima y un dolor llamativo en los músculos intercostales entre las costillas.

Esta ruptura de los músculos intercostales se debe a movimientos bruscos o repentinos de la parte superior del cuerpo que causan un dolor punzante y dolor en la caja torácica. Se ve con frecuencia en atletas, bailarines y personas con un estilo de vida muy activo.

¿Qué son los músculos intercostales?

¿Qué son los músculos intercostales?

Los músculos intercostales consisten en varios grupos de músculos ubicados entre las costillas. Hay en total, 11 grupos de músculos en el lado derecho e izquierdo. Hay tres capas de músculos intercostales unidos a la costilla superior e inferior conocido como espacio intercostal.

Estas tres capas incluyen una capa externa conocida como oblicuo externo, una capa intermedia llamada músculos intercostales transversales y una capa interna conocida como músculos intercostales del oblicuo interno. Las fibras musculares intercostales externas e internas corren en dirección oblicua opuesta y la capa muscular media corre en dirección horizontal.

Funciones de los músculos intercostales

1. Permiten el movimiento hacia adentro y hacia afuera del cofre durante la respiración.

2. Ayudan a formar las paredes del cofre y a estabilizarlas.

3. Ellos conectan una costilla a otra

Tensión muscular intercostal

Los músculos intercostales pueden tensarse debido a movimientos muy rápidos o torceduras del torso. Esto puede ser muy doloroso ya que los pulmones están alojados en la caja torácica y la menor tensión puede provocar una sensación de apuñalamiento en el pecho al respirar.

La lesión ocurre más comúnmente después de una actividad vigorosa que implica torcer el torso, como levantar objetos pesados, movimientos que implican una rotación excesiva de la caja torácica o estirar los brazos excesivamente.

Puede ocurrir en cualquier edad o género. Sin embargo, es más común en deportistas, bailarines y gimnastas.

Causas de la tensión muscular intercostal

La tensión muscular ocurre cuando se estira o presuriza. Esto puede ocurrir durante una actividad física extenuante que ejerce un exceso de fuerza en la caja torácica. Estas son las causas más comunes de la tensión de los músculos intercostales:

1. Torsión de la parte superior del cuerpo

Las lesiones causadas por la torcedura excesiva del torso se extiende el espacio intercostal. El espacio intercostal estirado estira los músculos intercostales y produce un esguince muscular intercostal.

Cualquier actividad física enérgica que ejerza mucha presión sobre la caja torácica puede provocar un esguince muscular intercostal.

2. Estiramiento excesivo

Es posible forzar o incluso romper los músculos de las costillas incluso durante el estiramiento suave. En caso de estiramiento o estiramiento excesivo de las costillas, puede causar daños graves ya que los nervios intercostales pueden quedar atrapados entre las costillas y los músculos.

Esto puede conducir a espasmos severos y dolor nervioso agudo junto con la tensión.

3.  Sacudimiento del brazo con fuerza

Balancear la parte superior del brazo provoca un movimiento rápido en la caja torácica y tira de los músculos intercostales vigorosamente. Además, la torsión de la parte inferior del cuerpo en la dirección opuesta mientras la parte superior del brazo se balancea produce desgarro o torsión muscular intercostal.

4. Impacto directo en la pared del cofre

Esto puede suceder debido a accidentes automovilísticos, lesiones al practicar deportes (fútbol, ​​karate, hockey), lesiones en el trabajo o un asalto violento (pelea).

5. Movimiento excesivo durante las actividades deportivas

Las personas que juegan juegos como el bádminton, el tenis, el lanzamiento, el baloncesto, etc. a menudo tienen que ejercer mucha fuerza con sus cuerpos. Esto causa un gran impacto en la caja torácica y los músculos intercostales durante el movimiento excesivo del torso, lo que provoca el esfuerzo y el desgarro de los músculos.

Otras causas que pueden conducir a lesiones musculares intercostales incluyen

  1. Excesivo entrenamiento físico
  2. Pobres posturas durante las actividades físicas
  3. Fatiga y debilidad
  4. Falta de descanso adecuado después de los ejercicios físicos
  5. Experiencia previa de lesión en la parte inferior de la espalda

Grading

El grado de esfuerzo de los músculos se clasifica en tres grados:

a. Grado I

Se caracteriza por una tensión muscular leve en la que solo unas pocas fibras musculares están dañadas. El tiempo de curación es de dos a tres semanas.

segundo. Grado II

Se caracteriza por una tensión muscular moderada en la que intervienen más fibras musculares, pero los músculos no se rompen. El tiempo de curación es de tres a seis semanas.

do. Grado III

Se caracteriza por una lesión grave y una ruptura completa de los músculos. Por lo general, se requiere intervención quirúrgica para sanar los músculos desgarrados. La curación puede llevar mucho tiempo, es decir, hasta tres meses.

Síntomas de la tensión muscular intercostal

Síntomas de dolor muscular intercostal

Los síntomas de la tensión muscular intercostal incluyen dolor agudo, hinchazón, rigidez muscular, sensibilidad, hematomas y dificultad para respirar. El grado de estos síntomas puede variar de persona a persona según la lesión.

Por lo tanto, es importante visitar de inmediato a un médico en caso de una distensión muscular, ya que puede ser una condición bastante grave en algunos casos.

Aquí están los síntomas de la tensión muscular intercostal en detalle:

yo. Dolor

Hay un intenso dolor localizado en los músculos tensos. Además, hay un dolor agudo, punzante y punzante en la región del tórax. El dolor se intensifica con movimientos, correr, saltar, retorcerse, toser o estornudar.

Por lo general, es una afección que se resuelve por sí misma, es decir, si se trata de una distensión leve, el dolor desaparece en uno o dos días.

ii. Hinchazón

Se observa hinchazón severa sobre los músculos intercostales tensos. Incluso las costillas alrededor del área de la lesión experimentan hinchazón. La inflamación es secundaria a un hematoma subcutáneo (el área inflamada está llena de sangre) y también hay inflamación de los músculos.

iii. La firmeza muscular

Junto con el dolor y la hinchazón, los músculos de la pared del tórax pueden sentirse apretados. Esta tensión se localiza en el área de la lesión. Respirar profundamente puede ser difícil y, por lo tanto, el paciente puede preferir tomar respiraciones superficiales.

También puede ser difícil mover la zona del pecho y los brazos debido a la rigidez.

iv. Sensibilidad

A menudo hay una sensibilidad en las costillas debido a la lesión. Cada vez que se tocan o presionan las costillas, es posible que sienta algo de sensibilidad en la caja torácica. Se acompaña de un dolor agudo en la pared del pecho y el paciente se siente incapaz de usar ropa ajustada o apretada debido al dolor.

v. Hematomas

La lesión causa hematomas en el costado del tórax debido a la ruptura de los vasos sanguíneos. Esto se acompaña de dolor alrededor de la caja torácica.

vi. Dificultad para respirar

Debido al dolor constante en la región del tórax, se vuelve difícil respirar para los pacientes. Por lo tanto, prefieren las respiraciones superficiales para disminuir el dolor.

Además, los músculos del tórax rígidos dificultan la respiración ya que pueden sentirse extremadamente apretados para permitir la entrada de suficiente aire. Esta condición de tomar respiraciones cortas y cortas también se denomina falta de aliento de disnea.

Diagnóstico de la tensión muscular intercostal

Pruebas de diagnóstico para los músculos intercostales

Un esguince muscular intercostal puede diagnosticarse mediante un examen subjetivo y objetivo exhaustivo realizado por un fisioterapeuta certificado.

Para confirmar el diagnóstico, determinar la gravedad de la lesión, controlar su curación y descartar otras afecciones, a veces se pueden requerir exámenes adicionales, como una radiografía, una resonancia magnética, una tomografía computarizada o una ecografía.

A. Prueba de rayos X para el diagnóstico de la tensión muscular intercostal

Es posible que se requiera una prueba de rayos X para los siguientes fines:

  • Para descartar una fractura costal
  • Para descartar la patología pulmonar como causa del dolor
  • Descartar dislocación de costillas
  • Diagnosticar el hematoma intercostal
  • Para diagnosticar daño muscular intercostal
  • Detecta estenosis espinal o foraminal torácica
  • Detecta abultamiento o hernia discal torácica

B. Ultrasonido

Para descartar hematoma, fractura y dislocación como causa de dolor

¿Cómo deshacerse de la tensión muscular intercostal?

Los músculos intercostales tensos pueden causar incomodidades graves a los pacientes que sienten un intenso dolor punzante en el pecho debido al más mínimo movimiento. Por lo tanto, la respiración se vuelve difícil ya que el movimiento hacia adentro y hacia afuera de los músculos del tórax se convierte en una causa de dolor agudo.

Por lo tanto, la terapia es útil para restaurar la función al relajar los músculos tensos de modo que la caja torácica se pueda expandir y contraer normalmente, sin dolor durante la respiración.

Opciones de tratamiento y recuperación en el hogar:

1. Descanso adecuado

Dar un descanso adecuado y minimizar el movimiento del torso para no poner una tensión adicional en la región es muy importante para el proceso de curación de los músculos intercostales rotos. El reposo absoluto durante unos días aceleraría la recuperación de los músculos lesionados.

2. Estiramiento de la luz y manipulación conjunta

El descanso completo durante un tiempo prolongado puede provocar la inmovilidad y la rigidez de los músculos, lo que puede dificultar la recuperación del movimiento normal después de la curación.

Por lo tanto, el estiramiento ligero y algunos ejercicios son muy importantes para restaurar el funcionamiento normal del músculo intercostal.

3. Paquetes de hielo

Aplicar compresas de hielo sobre el área afectada durante unos minutos tres o cuatro veces al día ayuda a aliviar el dolor y reducir la hinchazón.

4. Compresión caliente y fría

Las compresas alternas frías y calientes son muy útiles para la recuperación de los músculos tensos. Use bolsas de hielo el primer día y paquetes calientes al día siguiente, alternando entre tratamientos calientes y fríos cuatro veces al día.

Las bolsas de hielo reducirán la inflamación y se hincharán rápidamente y los paquetes calientes promoverán el flujo sanguíneo hacia el área y acelerarán la curación.

5. Respiración profunda

Como se señaló anteriormente, el dolor punzante agudo en el pecho durante la respiración hace que los pacientes recurran a la respiración superficial para minimizar el dolor.

Sin embargo, esto puede causar neumonía y ralentizar el proceso de curación debido al bajo suministro de oxígeno a los músculos lesionados.

Por lo tanto, la respiración profunda es una necesidad para recuperarse de la lesión. Inhale lentamente y abra los pulmones tanto como pueda. Contenga la respiración durante unos segundos y luego exhale lentamente. Siga este ejercicio al menos una vez por hora para asegurarse de que haya suficiente suministro de oxígeno a los músculos tensos.

6. Epsom Salt Soaks

Las sales de Epsom son sales de magnesio que ayudan a aliviar el dolor muscular. Use una o dos tazas de sales de Epsom en una tina de agua caliente y empápelas hasta que el agua se enfríe. Es muy efectivo para reducir el dolor considerablemente.

Medicamentos para la tensión muscular intercostal

Los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) como ibuprofeno o Advil ayudan a reducir la hinchazón y el dolor sin esteroides o una receta.

Hay varios otros AINE disponibles para el dolor que requieren una prescripción médica y se recomiendan en caso de rasgaduras intercostales más graves.

Además, los relajantes musculares son recetados por los médicos para el espasmo muscular y el dolor muscular. Los relajantes musculares más comunes son Robaxine y Flexeril.

Terapia intervencionista para la tensión muscular intercostal

Bloqueo del nervio intercostal (INB)

INB o bloqueo del nervio intercostal se realiza bajo guía de rayos X. En esta terapia, se inyecta anestesia local y corticosteroides en el área más dolorosa. Este tratamiento ayuda a aliviar el dolor y tratar la inflamación. Inicialmente, se administran tres inyecciones con un intervalo de dos semanas. Más tarde, se administra una inyección cada 8 a 12 semanas.

Ejercicios y Yoga para fortalecer los músculos intercostales

Yoga y ejercicio para el dolor muscular intetercostal

Los ejercicios de estiramiento y las posturas de yoga pueden ayudar a mejorar la flexibilidad de las costillas mediante el estiramiento de los músculos intercostales, el alargamiento de la columna vertebral, la liberación de la tensión en la espalda y el logro de un equilibrio entre la columna vertebral y las costillas.

a. Gomukha Asana o vaca cara Pose

Esta postura se usa para estirar los músculos de la costilla. Siéntate en el piso manteniendo tus pies estirados frente a ti. Coloque la pierna derecha sobre la pierna izquierda doblada y asegúrese de que el tobillo de la pierna derecha esté junto a la nalga izquierda.

Colocando las rodillas una sobre la otra, permite que la nalga se balancee en el piso firmemente. Luego, estira el brazo izquierdo lentamente y ponlo detrás de tu espalda.

Traiga rápidamente su brazo derecho hacia arriba, pliéguelo de la articulación del codo y colóquelo detrás de la cabeza para sostener la mano izquierda. Mantenga recta la espalda, el cuello y la cabeza, y permanezca en esta posición durante unos segundos. Repita lo mismo con la otra pierna de forma similar.

segundo. Marichyasana o torsión del torso

Primero siéntate en el piso manteniendo tus piernas derechas justo en frente tuyo. Ahora flexiona la pierna derecha desde la rodilla y coloca el pie derecho junto al muslo izquierdo. Mientras tanto, mantén la pierna izquierda intacta en el suelo extendido frente a ti.

A continuación, envuelva su brazo izquierdo alrededor de la rodilla derecha mientras toma una mano izquierda con la mano derecha en la parte posterior.

Mientras exhala, presione el lado izquierdo de la caja torácica contra la rodilla izquierda. Gira la cabeza y fija tus ojos sobre tu hombro derecho.

do. Parighasana o actitud de la puerta

Esta postura es útil para el estiramiento lateral para fortalecer los músculos intercostales. También alarga la columna vertebral y estira el hígado y el bazo. Arrodillándose sobre una estera, estire la pierna derecha hacia el lado derecho y coloque el pie derecho sobre el piso.

Mantenga su rodilla izquierda alineada debajo de su cadera. Extienda completamente ambos brazos hacia el lado derecho doblándose en la cintura, con las palmas hacia abajo y tocando la parte inferior de la pierna derecha, mientras exhala.

Luego estira y levanta tu brazo izquierdo. Cada vez que exhales, extiende tu estiramiento bajando por la pierna con tu mano derecha.

Tiempo de recuperación para la tensión muscular intercostal

El tiempo de recuperación de una distensión muscular en las costillas depende del grado de daño causado a los músculos. Puede tomar de dos a tres semanas para una cepa leve, de tres a seis semanas para una cepa moderada y de hasta diez semanas para una cepa grave.

Si hay una rotura muscular, estas lesiones pueden requerir cirugía y usted puede esperar recuperarse dentro de las diez semanas. Se le puede aconsejar que no realice ningún tipo de levantamiento, estiramiento o actividad extenuante durante algunas semanas.

El reposo absoluto o el reposo silencioso en una silla son muy útiles si desea una recuperación rápida. Durante este tiempo de curación, el médico puede sugerirle algunos medicamentos antiinflamatorios (ibuprofeno) y relajantes musculares para aliviar los espasmos musculares.

Charla final

La tensión muscular intercostal es una afección en la cual los músculos entre las costillas se lesionan debido al movimiento rápido o excesivo del torso. Por lo tanto, las personas con altas actividades físicas son más propensas a padecer esta afección.

Causa dolor intenso en la región del pecho junto con dificultad para respirar. Según la gravedad de la lesión, la recuperación puede demorar entre dos semanas y diez semanas.

Evitar tensiones adicionales y descansar adecuadamente son las claves para una recuperación rápida de la lesión.

Siempre haga un punto para visitar a su médico tan pronto como reconozca esta condición para que el tratamiento adecuado y los medicamentos puedan administrarse a usted para minimizar el dolor y la hinchazón en la región y acelerar el proceso de curación.

Lee mas:  Los mejores monitores de ritmo cardíaco y relojes HRM

También te puede interesar

Deja un comentario