Sandías inyectadas con forclorfenurón para potenciar su maduración y cómo identificarlas

por Dr. Sandra Landers, MD, PhD
Publicada: Ultima actualización en 63 Vistas

El vegetal sabroso y colorido (un componente de la familia del calabacín) es un favorito popular en los picnics y salidas informales, pero se ha integrado en bandejas de recepción, buffets y el melón en sí mismo es perfecto para tallar como una calabaza.

La sandía contiene 46 calorías por taza y no tiene grasas saturadas. Como su nombre indica, se compone principalmente de agua (92 por ciento).

Estos melones son una fuente importante de los antioxidantes betacaroteno y vitamina C.

También contienen el poderoso antioxidante licopeno, que está relacionado con un menor riesgo de cáncer y enfermedades cardiovasculares .

Además, investigaciones recientes concluyeron que el licopeno puede proteger su cuerpo contra el daño causado por ciertos tipos de hongos, glutamato monosódico (MSG), herbicidas y pesticidas.

Además, los estudios establecieron que el licopeno puede proteger de la destrucción de la corteza suprarrenal por la atrazina (un herbicida ampliamente utilizado) así como también puede proteger el hígado de la corrupción común por el diclorvos (un químico orgánico sintético utilizado como insecticida).

Según un estudio de 2019 de Corea del Sur, la ingesta de licopeno también puede beneficiar la salud del corazón al proteger contra el daño del ADN y aumentar las defensas antioxidantes naturales del cuerpo.

Los investigadores dijeron:

“Los sujetos suplementados con 15 mg de licopeno al día durante 8 semanas también mostraron una reducción en otros factores de riesgo cardiovascular, por ejemplo, un aumento en el tamaño de las partículas de LDL”.

Si bien no hay pruebas registradas de que este antioxidante pueda tratar el cáncer, se ha asociado fuertemente con uno de los principales factores que pueden ayudar a reducir el riesgo de cáncer, especialmente: cáncer de próstata, pulmón y mama.

Lee mas:  Dermatitis por estasis: 10 remedios caseros y tratamientos naturales

Mientras que los tomates obtienen la mayor parte del amor por el licopeno, 1 taza de sandía contiene la misma cantidad que dos tomates medianos. A diferencia de los tomates, el licopeno de la sandía no necesita cocinarse para aumentar su potencia.

EE. UU. California lidera el camino como el principal estado productor de hortalizas frescas, representando el 43 por ciento del área cosechada de los Estados Unidos, el 49 por ciento de la producción nacional y el 48 por ciento del valor de las 24 hortalizas y melones.

Forclorfenuron en Sandías

Un informe destaca cómo los agricultores están abusando de los productos químicos ilegales y legales, y muchas granjas hacen un mal uso de fertilizantes y pesticidas. Esta es, sin duda, una alerta para el consumidor que todos deberían tener en cuenta. Es posible que haya observado algunas sandías inusualmente grandes en los estantes últimamente.

Los agricultores rocían las sandías con una sustancia química llamada forclorfenuron, un acelerador del crecimiento, durante el clima demasiado húmedo. Forchlorfenuron es una citoquinina popular desde la década de 1980 y promueve la división celular y retrasa la muerte celular.

FCF actúa sobre las septinas, que son factores esenciales en la mitosis, la división celular. Esa función da como resultado una fruta más grande y explosiva. Una aplicación excesiva de este químico hace que las células se dividan más rápidamente. Esa es una función similar al cáncer.

Kent Polich, un investigador, dijo:

“No hay coherencia en este tema. Hemos visto que este químico se usa en todo el mundo, ya sea que esté regulado o no, hay comerciantes agrícolas que están presionando a los agricultores en todos los países”.

Muchos países que dicen que están regulando esta sustancia química y prohibiendo las exportaciones que se encuentran después de las pruebas no están haciendo cumplir esos compromisos.

Lee mas:  Lista de alimentos con ácido fítico: un componente natural en los alimentos vegetales

En particular, Nueva Zelanda, Italia, Chile, Grecia y Francia han sido sorprendidos exportando fruta con cualquier cosa, desde altas concentraciones hasta rastros del químico en la fruta.

De hecho, el forclorfenuron es legal tanto en los Estados Unidos como en China.

¿Pero debería serlo?

De acuerdo con la hoja informativa sobre pesticidas de la Agencia de Protección Ambiental de EE. UU., este químico causa inflamación, disminución del peso al nacer, retraso del crecimiento y disminución del tamaño de las camadas.

También clasifican FCF como “moderadamente tóxico para los peces de agua dulce en forma aguda”.

¿Cómo detectar sandías que contienen tales químicos?

El indicador más común de que las sandías han sido “saborizadas” con algunos químicos es su falta de sabor. Pueden verse regordetas y completamente maduras, pero seguro que les falta sabor.

Esto sucede debido a los potenciadores del crecimiento que estimulan la división celular y las frutas para que crezcan más rápido, por lo que el químico les quita el sabor. Si lo piensas mejor, esto es bastante lógico. El sabor indica madurez, que llega con el tiempo.

Las sandías verdes no tienen sabor. Nota: la maduración es la etapa final del proceso de maduración, cuando la fruta cambia de color, se ablanda y desarrolla el sabor, el aroma y la textura que constituyen una calidad óptima para comer.

Las sandías tratadas son grandes y tienen una superficie de colores brillantes, pero el color de su parte carnosa es más bien blanco, no rojo.

Estas sandías “tratadas” tienen semillas blancas y frutos fibrosos y deformes. Esto se aplica a las sandías regulares con semillas negras. Las variedades sin semillas tienen pequeñas semillas blancas.

Lee mas:  Arnuity Ellipta vs Flovent para el asma: diferencias y efectos secundarios

Otros agentes promotores del crecimiento utilizados en frutas y verduras incluyen:

Etileno (usado para madurar mangos)

Los efectos secundarios incluyen trastornos neurológicos, que provocan mareos, dolores de cabeza, trastornos del sueño y enfermedades mentales.

Carburo de calcio (usado en papayas, manzanas y guayabas)

El tratamiento de alimentos con carburo de calcio es bastante peligroso porque contiene trazas de fósforo y arsénico, y una vez disuelto en agua, produce gas acetileno.

A pesar de esto, todavía se usa mucho para madurar frutas rápidamente.

El fósforo, el arsénico y el gas acetileno pueden afectar los diferentes órganos del cuerpo y causar muchos problemas de salud como:

  • somnolencia;
  • dolor de cabeza;
  • mareo;
  • alteraciones del estado de ánimo;
  • pérdida de memoria;
  • confusión mental;
  • cerebral edema;
  • convulsiones;
  • hipoxia prolongada.

Oxitocina (utilizada en sandías, calabazas, pepinos y berenjenas)

Esta hormona ayuda a que el producto crezca y madure antes de lo normal.

Los productos cargados de oxitocina pueden causar efectos secundarios, como:

  • calambres;
  • arritmia;
  • dolor de estómago;
  • esterilidad;
  • complicaciones neuróticas;
  • crisis nerviosas.

Cómo saber si una sandía está madura

Elija melones simétricos, firmes, sin imperfecciones, sin grietas ni puntos blandos. Algunas personas confían en la prueba del “golpe” (si golpear el melón crea un sonido hueco, está bien).

Tenga en cuenta que no todas las sandías maduras harán este sonido, por lo que si no hace un sonido hueco, no implica automáticamente que el melón no esté maduro.

Más bien, busque un parche de color amarillo pálido, que indica dónde se asentó la sandía en el suelo mientras maduraba en la vid.

Cuando compre sandías precortadas, busque semillas oscuras de color intenso con pulpa firmemente adherida a las semillas y una fragancia dulce y afrutada. Además, comprar melones orgánicos de temporada en su mercado local es la mejor garantía de fruta libre de pesticidas.

También te puede interesar

Deja un comentario