Hogar Remedio De Salud Síntomas de intolerancia alimentaria en adultos (lactosa, gluten, histamina)

Síntomas de intolerancia alimentaria en adultos (lactosa, gluten, histamina)

por Dr. Sandra Landers, MD, PhD
Publicada: Ultima actualización en 16 Vistas

¿Qué es la intolerancia alimentaria?

De hecho, podría ser simple: masticamos algo que nos gusta, la comida se desliza por el esófago, llega al estómago y al intestino, y luego encuentra la salida.

Sí, así de fácil. Sin embargo, a menudo no lo es.

Esto se debe a que pueden ocurrir muchas alteraciones en el tracto digestivo : a veces las enzimas no funcionan correctamente, como en el caso de la intolerancia a la lactosa, lo que provoca hinchazón, diarrea y náuseas.

Las personas que sufren de malabsorción de fructosa tienen calambres abdominales cada vez que la comen. Y aquellos que no pueden tolerar el gluten o la histamina se ven obligados a renunciar a ciertos alimentos .

Actualmente, un número creciente de pacientes son diagnosticados con diversas intolerancias, y una explicación es que los síntomas son más conocidos hoy que hace unos años. La dieta moderna también juega un papel importante a este respecto.

Así, algunas nuevas variedades de frutas contienen una mayor cantidad de fructosa, sustancia a la que una media de uno de cada tres adultos reacciona con trastornos intestinales.

Dichos inconvenientes son molestos, pero generalmente inofensivos, a diferencia de las alergias alimentarias, que ocurren con menos frecuencia, pero son mucho más peligrosas. Afecta del cuatro al ocho por ciento de la población europea.

El enemigo son los alérgenos ocultos en una amplia gama de alimentos. A menudo, unos pocos cacahuetes o restos de huevos son suficientes para desencadenar una respuesta del sistema inmunitario: en ese momento, las membranas se hinchan impidiendo que la respiración continúe con normalidad y, en casos extremos, la circulación sanguínea colapsa.

El número de personas alérgicas ha registrado un aumento en las últimas décadas. Las causas son complejas y aún no están completamente dilucidadas. Pero es obvio que los hábitos alimenticios del hombre contemporáneo son, al menos en parte, los culpables.

Lo que puede ser útil en estas situaciones es conocer los alérgenos y las terapias adecuadas.

INTOLERANCIA A LA LACTOSA

¿Cómo surge?

Los problemas son causados ​​por el azúcar (lactosa) que contiene la leche, que también se encuentra en el queso, la crema agria y la crema batida. Para digerirlo, el cuerpo produce una enzima llamada lactasa. Actúa en el intestino delgado, descomponiendo el azúcar en sus componentes, para que se vuelva digerible. Los pacientes con este tipo de intolerancia o no producen suficiente lactasa o esta enzima carece por completo.

Por lo tanto, la lactosa se mueve junto con la mezcla resultante de la digestión parcial de los alimentos en los segmentos intestinales más profundos, donde las bacterias toman el control y la metabolizan. Finalmente, estos procesos conducen a la formación de hidrógeno, dióxido de carbono y ácidos grasos de cadena corta.

¿Cuáles son los trastornos?

Los afectados se quejan de dolor abdominal y distensión abdominal. Las responsables de esto son las bacterias en el intestino, que se alimentan con exceso de lactosa, produciendo dióxido de carbono. El volumen de gas será directamente proporcional a la cantidad de lactosa que consuman. Los síntomas incluyen diarrea, náuseas y sentirse demasiado lleno. Aunque menos típicos, también son posibles los ataques de acidez estomacal, fatiga y migraña.

¿Cómo determinar?

Se determina mediante la prueba de hidrógeno en el aliento. Al paciente se le da a beber una solución de lactosa disuelta en agua, después de lo cual el médico mide la concentración de hidrógeno en el aliento. El valor obtenido indica el grado de actividad en el intestino de las bacterias que degradan la lactosa.

¿Qué ayuda?

Para mejorar los síntomas, los pacientes se ven obligados a minimizar el consumo de azúcar en la leche. En consecuencia, muchos de ellos abandonan la leche, los helados y la nata montada o compran productos que no contienen lactosa. Se encuentra en pequeñas cantidades en algunos tipos de queso, como el parmesano y el queso suizo, por lo que generalmente se toleran.

Lee mas:  Pie de atleta en las manos: síntomas, causas, tratamiento, prevención

Los preparados enzimáticos que contienen lactasa son muy útiles y se recomienda su administración antes de las comidas. Cuando la intolerancia se produce como consecuencia de otra enfermedad subyacente, por ejemplo, la enfermedad de Crohn, los médicos la caracterizan como una forma secundaria. En tales casos, la afección principal debe tratarse primero. Lo más probable es que la intolerancia a la lactosa desaparezca por sí sola.

MALABSORCIÓN DE FRUCTOSA

¿Cómo surge?

Hay una categoría de proteínas especiales dentro del intestino delgado, que está diseñada para llevar el azúcar de la fruta dulce (fructosa) a las células del intestino. En el caso de malabsorción de fructosa, o bien estas proteínas ya no cumplen correctamente su cometido, o bien están sobrecargadas. La fructosa llega al intestino grueso, donde las bacterias la procesan, de modo que da como resultado dióxido de carbono, hidrógeno y ácidos grasos de cadena corta.

¿Cuáles son los trastornos?

Los afectados sienten dolor en el abdomen y ruidos intestinales, sufren de diarrea y distensión abdominal. La malabsorción de fructosa también puede influir en la psique: algunos pacientes se quejan de fatiga después de las comidas o experimentan cierta inestabilidad emocional. La sinusitis crónica y los ataques de migraña también pueden indicar una intolerancia a la fructosa.

¿Cómo determinar?

El método actual es la prueba de hidrógeno en el aliento. La persona sometida a la prueba bebe una cierta cantidad de fructosa disuelta en agua. Luego, el médico mide el contenido de hidrógeno en el aire espirado a intervalos regulares, y si excede la cantidad normal, entonces puede diagnosticar al paciente con malabsorción de fructosa. Los especialistas desaconsejan las pruebas que se encuentran en Internet, ya que no pueden ofrecer un diagnóstico preciso.

¿Qué ayuda?

Quienes sean intolerantes a la fructosa deben, al menos al inicio de la terapia, evitar los alimentos que contengan esta sustancia. Incluyen todo tipo de frutas, mermeladas, jugos de frutas y miel. La fructosa se encuentra en todo tipo de muesli, así como en alimentos cuya etiqueta reza: “edulcorante natural”, “edulcorante de frutas”, “azúcar invertido”, “jarabe de fructooligosacáridos” o “FOS”. Después de aproximadamente seis semanas, se permiten pequeñas desviaciones de la dieta.

INTOLERANCIA AL GLUTEN (ENFERMEDAD CELIACA)

¿Cómo surge?

Muchas variedades de cereales, por ejemplo, el trigo y el centeno, contienen una proteína pegajosa llamada gluten. Esta proteína, de por sí inofensiva, desencadena una reacción inmunitaria en las personas con intolerancia al gluten: la mucosa intestinal se irrita y las vellosidades intestinales se atrofian, lo que provoca una falta de enzimas digestivas. Por esta razón, los enfermos tampoco toleran la lactosa.

En el pasado, la enfermedad celíaca se consideraba una de las enfermedades típicas de la infancia, pero ahora los médicos también la diagnostican en adultos, incluso en los mayores de 60 años, ya que afecta aproximadamente al 1% de la población. Esto significa que la enfermedad celíaca es aún menos frecuente que la malabsorción de fructosa o la intolerancia a la lactosa.

¿Cuáles son los trastornos?

Los niños que padecen la enfermedad celíaca crecen más lentamente y tienen dificultades para aumentar de peso. Los adultos experimentan hinchazón, calambres abdominales, diarrea o estreñimiento. A menudo se sienten cansados ​​después de las comidas, tienen dificultades para concentrarse o están irritables. En muchos casos, faltan las vitaminas A, D y E, o algunos oligoelementos importantes, como el hierro y el zinc. Para evitar el desarrollo patológico de tipos malignos, como el cáncer de colon, estos pacientes necesitan un tratamiento continuo, de por vida.

¿Cómo determinar?

El diagnóstico de intolerancia al gluten se determina mediante la correlación de las manifestaciones clínicas con pruebas de laboratorio (anticuerpos antitransglutaminasa, antiendomisio, antigliadina, péptidos antigliadina desamidada) y prueba de histopatología.

¿Qué ayuda?

Los pacientes con enfermedad celíaca deben tener una dieta sin gluten de por vida; esta es la única terapia efectiva. El trigo, el centeno, la espelta, la avena y la cebada son tabú, al igual que las antiguas variedades de cereales, como el trigo Khorasan (conocido como Kamut) o el trigo monograno, así como cualquier otro alimento derivado de estos. Afortunadamente, sin embargo, existen alternativas sin riesgos: arroz, papas, maíz, quinua, trigo sarraceno y mijo.

Lee mas:  20 datos interesantes sobre la neurofibromatosis y sus síntomas y causas

Para muchos pacientes, las vellosidades intestinales se regeneran después de dejar el gluten y los síntomas desaparecen. Si persisten, puede tratarse de una extrema y muy rara sensibilidad a esta determinada proteína. Dichos pacientes reaccionan a las cantidades más pequeñas de gluten, por ejemplo, cuando se almacena pan especial sin gluten junto a uno normal, por lo que se produce la contaminación.

INTOLERANCIA A LA HISTAMINA

¿Cómo surge?

La histamina es un mediador químico sintetizado por el organismo, que juega un papel importante en las enfermedades alérgicas, como la fiebre del heno, por ejemplo. Las bacterias también pueden producir histamina fuera de nuestro cuerpo. La sustancia se encuentra principalmente en los alimentos que han perdido su frescura, los que han fermentado o han pasado por un largo proceso de maduración, pero también en los preparados por fermentación, como el queso o la cerveza.

Ingerida con los alimentos, la histamina se transporta junto con el quimo (una mezcla de alimentos parcialmente digeridos en el estómago), llegando al intestino delgado, donde es metabolizada por una enzima llamada diamino oxidasa (DAO). En caso de intolerancia a la histamina, se supone que la funcionalidad de la enzima se vería alterada, pero los expertos aún no tienen pruebas irrefutables que respalden esta hipótesis.

¿Cuáles son los trastornos?

Los síntomas se asemejan a los de las alergias: los pacientes tienen dificultad para respirar y experimentan dolores de cabeza, secreción o congestión nasal, aumento del ritmo cardíaco y enrojecimiento de la cara. Además, suelen presentarse problemas gastrointestinales, principalmente diarrea. Algunos tienen picazón en la piel, similar a la urticaria.

¿Cómo determinar?

La intolerancia a la histamina no es una alergia, por lo que las pruebas de alergia son irrelevantes. El médico diagnosticará al paciente con los síntomas.

¿Qué ayuda?

Las personas afectadas deben comprar sus carnes, pescados y mariscos siempre frescos y prepararlos lo antes posible, debido a que su contenido de histamina aumenta durante el almacenamiento a largo plazo, así como durante el proceso de fermentación y maduración. Por lo tanto, el salami, el queso parmesano, el queso suizo, el pescado enlatado, el repollo en escabeche, el vinagre y la salsa de soya contienen cantidades relativamente altas de histamina.

Además, las bebidas alcohólicas, especialmente el vino tinto y el champán, crean problemas. Hay alimentos que no contienen histamina, en cambio, tienen la capacidad de liberarla de las células del cuerpo. Los llamados liberadores de histamina incluyen: tomates, fresas, piña, cacao y crustáceos. También deben evitarse. Muchos pacientes encuentran útiles los medicamentos antihistamínicos. Se dividen en dos categorías: bloqueadores de los receptores H1 y bloqueadores de los receptores H2. Los primeros mejoran los síntomas nasales, las dificultades respiratorias, los mareos y los dolores de cabeza, mientras que los segundos pueden aliviar los trastornos gastrointestinales.

ALERGIAS A LOS ALIMENTOS

¿Cómo surgen?

En el caso de una alergia alimentaria, el sistema inmunológico reacciona a ciertos alérgenos que están presentes en los alimentos. Esto ocurre con frecuencia con los cacahuetes, las frutas y los huevos de gallina: hormigueo en la boca, inflamación de las mucosas, dificultad para respirar. Antes de la aparición de una alergia, el cuerpo entra en contacto con cantidades muy pequeñas del alérgeno en cuestión y forma anticuerpos (IgE). Se adhieren a la superficie de los linfocitos, sensibilizándolos.

Cuando se produce un nuevo contacto, los alérgenos activan los anticuerpos IgE, las células liberan la histamina presente en su interior y así se inicia la reacción alérgica. Este mecanismo marca la diferencia entre alergias e intolerancias alimentarias. Otra diferencia es que, en el caso de las alergias, a menudo cantidades insignificantes de un alérgeno son suficientes para causar síntomas violentos. Cuando se trata de intolerancias, la reacción del cuerpo depende de la cantidad: así, la aparición de los síntomas está determinada por el consumo excesivo de un determinado alimento.

¿Qué son las alergias de reactividad cruzada?

Many inhaled allergens are similar to those present in food. Who reacts allergic to birch pollen often develops intolerance to apples, peaches, and berry fruits – because there are close botanic ties between them. Typical allergens with potential cross-reactivity with mugwort pollen are: carrots, celery, garlic, and pepper. Some people who are allergic to grass pollen also react to peanuts, soy products, and flour made from various grains. Patients with the “egg/poultry” syndrome initially develop an allergy to inhaled components of feathers – and then to poultry and egg yolk.

Lee mas:  Los pros y los contras de los batidos de reemplazo de comidas

Which are the known triggering factors?

A large number of possible allergens is almost impossible to include in statistics. There are around 1,000 different substances, of which 14 are considered the most frequent triggers. They include: shellfish, eggs, fish, peanuts, soy, milk and dairy products, nuts (ex. walnuts, hazelnuts, almonds, pistachios), celery, mustard, sesame seed, mollusks (clams, among others), lupine (a forage and ornamental plant) and sulfites, sulfur-based chemical compounds, used in the production of wines. People with pollen allergies can also react to spices and various types of fruit.

How to recognize a food allergy?

During or at the end of a meal there are symptoms like: mouth burning or itching sensations, tingling mouth, and inflamed mucous membrane. Typical allergy symptoms of the digestive tract: vomiting, diarrhea, or abdominal cramps. Asthma and neurodermitis can also be included among the manifestations of a food allergy.

Those who experience the reactions mentioned above should avoid the food that caused them and make an appointment with an allergist. Food allergens can trigger serious reactions, including difficulty breathing and a collapse of the circulatory system. The most dramatic situation is the anaphylactic shock, as it requires emergency intervention because, otherwise, it ends with the death of the patient.

The best therapy: avoid, avoid, avoid – however, it’s not always possible

How to treat food allergies? The best therapy is certainly one that completely eliminates allergic reactions: thus, it’s necessary for patients to consistently avoid contact with allergens. Unfortunately, this is almost impossible in everyday life. Caution is advised when eating semi-prepared foods or products subject to laborious processing: there is usually a number of substances capable of triggering allergic reactions – soy, nuts, or combinations of spices.

Some allergens contained in food cannot withstand high temperatures, which means that they will be destroyed by boiling. It primarily involves allergens from almost all native or imported fruits.

The longer the boiling time, the better tolerated they are. Therefore, compote, jam, or jelly usually cause no problems – provided the seeds and bark have been removed carefully. Instead, thermal processing does not affect in any way allergens from nuts, celery, herbs, and spices – consistent avoidance remains the only remedy.

If despite one’s prudence, symptoms still occur, it is likely that there was an unintended contact with the allergen. Antihistamines block the action of the guilty substance in the body, alleviating unpleasant manifestations, but they do not fight the cause of allergies.

Usually after cessation of treatment, symptoms return. High-risk patients who have previously suffered an allergic shock, should always wear a first-aid set, which includes drugs – an antihistamine and a glucocorticoid – as well as a self-injectable dose of epinephrine (adrenalin).

Currently, there is only one form of therapy that targets the cause of allergies: the so-called desensitization. It aims to adjust out of control reactions of the immune system, by getting the body to gradually accustom to the allergen. Thus, the doctor inserts it into the patient’s body by intradermal injections or a few drops placed under the tongue. The dosage is gradually increased until it reaches the maximum individual limit of the patient.

In many cases, symptoms improve or even disappear altogether. Disadvantages: the therapy takes years, it requires patience and is time-consuming – and unfortunately for some patients, it’s not effective.

También te puede interesar

Deja un comentario