Hogar Enfermedades y Condiciones Crisis aplástica (Reticulocitopenia)

Crisis aplástica (Reticulocitopenia)

por Dr. Sandra Landers, MD, PhD
Publicada: Ultima actualización en 4 Vistas

DEFINICIÓN DE CRISIS APLÁSTICA

Crisis aplástica, también conocida como reticulocitopenia, es una condición caracterizada por una reducción anormal de reticulocitos en el cuerpo. Los reticulocitos son glóbulos rojos inmaduros (RBC) con una red de gránulos o filamentos. Se produce debido a diversos factores que hace que el cuerpo no pueda producir glóbulos rojos durante un cierto período de tiempo. Este trastorno puede ocurrir en pacientes que padecen trastornos sanguíneos como la enfermedad de células falciformes y la esferocitosis. En algunos casos, puede poner en peligro la vida.

CRISIS APLÁSTICA CONTRA ANEMIA HEMOLÍTICA

La reticulocitopenia no debe confundirse con otra afección llamada anemia hemolítica. Es una condición a largo plazo que está presente en pacientes con anemia de células falciformes, mientras que la reticulocitopenia es un trastorno a corto plazo que ocurre cuando la producción de glóbulos rojos se detiene temporalmente. Debido a esta razón, también se lo conoce como crisis aplástica transitoria.

CAUSAS DE CRISIS APLÁSTICA

Existen numerosos tipos de infecciones que evitan que la médula ósea produzca la cantidad necesaria de glóbulos rojos. La mayoría de estas infecciones afectan a niños en edad escolar, pero también pueden ocurrir en adultos. La infección causada por el parvovirus B19 más comúnmente conduce a este trastorno, ya que apaga la producción de glóbulos rojos en un niño por alrededor de 10 días.

SIGNOS Y SÍNTOMAS DE CRISIS APLÁSTICAS

El bajo recuento de GR resulta en muchos problemas leves a graves en los pacientes, como:

 

Cuadro 1 – Crisis aplástica

  • Labios pálidos, encías y lechos ungueales
  • Debilidad
  • Estar somnoliento y cansado todo el tiempo
  • Fiebre con temperatura superior a 101 ° F
  • Aumento de la frecuencia cardíaca
  • Falta de aliento
  • Dolor de cabeza
  • Ser fácilmente irritado
  • Conjuntivitis
  • Dolor ocular y fotofobia
  • Erupción

DIAGNÓSTICO DE CRISIS APLÁSTICA

En la mayoría de los casos, el diagnóstico de Reticulocitopenia causada por la infección por parvovirus B19 es presuntivo. Un médico supone la presencia de la afección según un valor de hemoglobina reductor acompañado de un recuento de reticulocitos anormalmente bajo en un paciente que padece anemia hemolítica. Ciertos exámenes de ADN se pueden utilizar para confirmar el diagnóstico por PCR (reacción en cadena polimerizada) debido al tipo de viremia sólida presente en el paciente. Un aumento del anticuerpo IgM (inmunoglobulina M) contra el parvovirus B19 es otra forma de confirmar este diagnóstico.

Las siguientes pruebas de diagnóstico se pueden usar para detectar esta condición:

  • Examen físico
  • Recuento sanguíneo completo (CBC)
  • Prueba de parvovirus B19
  • Hemocultivo para detectar cualquier germen en la sangre
  • Sangre cruzada (en pacientes que requieren transfusión de sangre)
  • Radiografía de pecho

DIAGNÓSTICO DIFERENCIAL DE CRISIS APLÁSTICA

Este trastorno generalmente ocurre debido a la infección por B19, aunque hay otros factores menos frecuentes que pueden llevar a la Reticulocitopenia. Estos incluyen ciertas infecciones bacterianas (como la septicemia neumocócica) y medicamentos que inhiben el funcionamiento de la médula ósea, como el cloranfenicol. Es importante que el diagnosticador confirme la causa exacta detrás del trastorno sanguíneo.

La rubéola es otra condición para descartar durante el diagnóstico de infección por parvovirus B19.

TRATAMIENTO Y MANEJO DE CRISIS APLÁSTICA

La condición generalmente solo requiere ciertas medidas de apoyo. En la mayoría de los casos, los pacientes necesitan transfusiones de sangre que ayudan a aumentar el recuento de glóbulos rojos hasta que sus cuerpos sean capaces de producir la cantidad necesaria de glóbulos rojos nuevamente. La mayoría de los pacientes no requieren más de una transfusión de sangre para combatir la supresión de la médula ósea responsable de la enfermedad. El parvovirus B19 no suprime la BFU-E. Debido a esta razón, la médula ósea responde muy rápidamente al tratamiento una vez que el virus que causa la infección se destruye.

Otras posibles opciones de tratamiento incluyen:

 

Lee mas:  Lisencefalia

Cuadro 2 – Imagen de crisis aplástica

  • Fluidos IV
  • Antibióticos
  • Terapia de oxigeno
  • Medicamentos para aliviar el dolor (analgésicos)

En algunos casos muy raros, el tratamiento con inmunoglobulinas puede ser necesario. Este procedimiento es muy efectivo para revertir este tipo de aplasia. El concentrado de inmunoglobulina se usa con mayor frecuencia para este tratamiento y se administra como 0,4 g / kg / día durante cinco días.

Las personas con Reticulocitopenia requieren chequeos regulares para determinar si el conteo sanguíneo es normal incluso después de lograr la recuperación completa.

PRONÓSTICO DE CRISIS APLÁSTICA

El pronóstico es positivo en la mayoría de los pacientes, ya que es una condición temporal. El tratamiento oportuno permite que los niños afectados obtengan una recuperación completa en un tiempo razonablemente corto. Los adultos con este trastorno también pueden tratarse con éxito con las opciones de tratamiento adecuadas.

PREVENCIÓN DE CRISIS APLÁSTICA

No hay formas conocidas de prevenir la ocurrencia de esta condición ya que muchos de sus posibles factores desencadenantes no se conocen claramente. Es aconsejable mantenerse alejado de las personas con infección por parvovirus B19 ya que es contagiosa. Los niños que sufren esta infección nunca deben acercarse a mujeres embarazadas, personas con sistemas inmunológicos débiles y otros niños con afecciones como el trastorno de células falciformes. Esto ayuda a prevenir una mayor transmisión del virus. Sin embargo, este virus generalmente no es dañino para las personas sanas.

 

Crisis aplástica es una enfermedad transitoria de la sangre causada por una infección viral. Los niños con anemia falciforme a menudo desarrollan la enfermedad y requieren atención médica inmediata. Los hermanos que padecen trastornos de células falciformes deben controlarse regularmente para detectar cualquier signo de infección contagiosa que produzca reticulocitopenia.

También te puede interesar

Deja un comentario