Hogar Enfermedades y Condiciones Displasia de cadera en bebés

Displasia de cadera en bebés

por Dr. Sandra Landers, MD, PhD
Publicada: Ultima actualización en 3 Vistas

¿QUÉ ES LA DISPLASIA DE CADERA EN BEBÉS?

La displasia de cadera, también conocida como Displasia del Desarrollo de la Cadera (DDC), es una deformación de la articulación de la cadera que generalmente está presente al nacer en los pacientes. Este trastorno congénito puede conducir a varios problemas de desarrollo y deformidades físicas a medida que el niño crece.

DISPLASIA DE CADERA EN LA INCIDENCIA DE INFANTES

Según las estadísticas, 1 de cada 4 bebés en posición de nalgas desarrolla síntomas de DDC. Aproximadamente 1 de cada 8 bebés que tienen un padre que padece el trastorno se ve afectado. Las niñas son más propensas a tener esta Displasia en comparación con los niños.

CAUSAS DE LA DISPLASIA DE CADERA EN BEBÉS

Se desconocen los factores exactos responsables del desarrollo de DDH. Sin embargo, varios factores de riesgo de la condición han sido identificados. Una posición anormal del bebé en el útero (posición de nalgas) puede provocar esta deformidad. La historia familiar es otro factor de riesgo importante ya que es una afección genética. Un bebé puede tener el trastorno al nacer si uno o ambos padres son portadores del gen defectuoso responsable de él. Algunos otros factores de riesgo se mencionan a continuación:

  • Primeras niñas
  • Madre mayor de 35 años
  • Clic de cadera en el momento del nacimiento
  • Peso al nacer superior a 4 Kg (8 lbs, 13 oz)

SIGNOS Y SÍNTOMAS DE LA DISPLASIA DE CADERA EN BEBÉS

DDH no causa ningún dolor en los bebés afectados. Sin embargo, la condición resulta en la luxación parcial o completa de la cadera, lo que lleva al desarrollo de varios síntomas.

  • La articulación de la cadera afectada parece estar suelta y sale de lugar con el movimiento
  • Una pierna puede ser más corta en comparación con la otra
  • Pliegues desiguales de la piel se pueden notar en el interior de los muslos y las nalgas
  • La articulación de la cadera dislocada se mueve de una manera diferente a la otra
  • Puede haber un espacio más amplio de lo normal entre las dos piernas del bebé
  • El lado afectado puede tener menos flexibilidad y movilidad

PREVENCIÓN PARA LA DISPLASIA DE CADERA EN BEBÉS

No es posible prevenir esta condición congénita ya que es el resultado de muchos factores desconocidos. Sin embargo, en algunos casos, su avance puede prevenirse tomando algunas medidas, como envolver al bebé de una manera que no dañe sus caderas, así como elegir los transportadores y eslingas adecuados para el bebé. Pero tales medidas no son útiles si los recién nacidos se ven severamente afectados por la displasia.

DIAGNÓSTICO DE DISPLASIA DE CADERA EN BEBÉS

A veces, la DDH se detecta al nacer por las anomalías en la apariencia física del niño. En la mayoría de los casos, sin embargo, se diagnostica con ultrasonido. Algunas manipulaciones suaves son realizadas por un neonatólogo (especialista en recién nacidos) o un pediatra para el cribado de un recién nacido para la DDH. Sin embargo, en muchos casos no es detectable en esta etapa.

Dado que esta forma de displasia a menudo no se detecta en el momento del nacimiento, en general se nota mediante una evaluación en la infancia. Un examen físico completo puede ayudar al pediatra a detectar cualquier inestabilidad en la articulación de la cadera del bebé. Un médico también estudia los antecedentes familiares del niño para ver si hay algún historial familiar del trastorno. Las pruebas de diagnóstico utilizadas para el propósito incluyen:

ULTRASONIDO (SONOGRAFÍA)

Es el método de diagnóstico preferido para los bebés menores de 6 meses. Es útil para detectar una cadera displásica (desarrollo defectuoso de la cavidad de la cadera) o una cadera dislocada (el fémur no está en el alvéolo).

RADIOGRAFÍA

Esta radiología de diagnóstico es necesaria para diagnosticar DDH en bebés mayores de 6 meses.

DISPLASIA DE CADERA EN EL TRATAMIENTO Y MANEJO DE INFANTES

El tratamiento para esta condición puede variar de un paciente a otro dependiendo de uno o más de los siguientes factores:

  • La edad gestacional, el historial médico y la salud general del bebé
  • La tolerancia del bebé a ciertos medicamentos, terapias y procedimientos
  • La severidad de la condición
  • Expectativas para el curso del trastorno

El objetivo principal del tratamiento es restaurar la posición normal de la cabeza femoral dislocada para permitir que la cadera se desarrolle normalmente.

TRATAMIENTO NO QUIRÚRGICO

El tratamiento no quirúrgico consiste en colocar diferentes dispositivos de restauración como el arnés Pavlik para corregir la anomalía. Este dispositivo se usa en bebés menores de 6 meses. El bebé debe usar el arnés todo el día durante las primeras 6 a 8 semanas y luego durante 12 horas al día durante las próximas 6 semanas. Es importante llevar al niño a su pediatra para chequeos regulares durante este tiempo. Una vez que finaliza el tratamiento, el médico realiza radiografías y / o ecografías para verificar la ubicación de la cadera de los pacientes. Es posible curar DDH con arnés Pavlik. Pero en algunos casos, la cadera continúa dislocada incluso después del tratamiento.

FUNDICIÓN

El yeso es un procedimiento quirúrgico que se puede usar para tratar una luxación de cadera parcial o completa.

TERAPIA FÍSICA

En algunos casos, el paciente puede necesitar una terapia física adecuada después de una cirugía correctiva para mantener la movilidad normal de la articulación de la cadera.

CIRUGÍA

La cirugía puede ser necesaria para tratar el trastorno si todas las demás opciones de tratamiento fracasan y si la afección se diagnostica en bebés mayores de 6 meses. La cadera se restaura manualmente en su posición normal durante la cirugía. Este procedimiento se conoce comúnmente como “reducción cerrada”.

DISPLASIA DE CADERA EN EL PRONÓSTICO DE LOS BEBÉS

El diagnóstico precoz de DDH hace posible comenzar el tratamiento lo antes posible. Esto generalmente tiene un pronóstico positivo, lo que permite que el niño logre una recuperación completa. Muchos pacientes responden bien al arnés y al yeso de Pavlik. El bebé puede necesitar algunas cirugías adicionales en caso de recurrencia de la condición. Los efectos a largo plazo pueden incluir cambios en la marcha y una agilidad disminuida.

DISPLASIA DE CADERA EN IMÁGENES DE BEBÉS

Aquí hay algunas imágenes que lo ayudarán a descubrir cómo la dislocación de la cadera afecta la apariencia de un recién nacido.

 

Imagen 1  – Displasia de cadera en bebés

 

Lee mas:  Leucemia: tipos, signos, síntomas, causas y tratamiento

Imagen 2  – Displasia de cadera en la imagen de los bebés

 

La displasia de cadera es una condición genética bastante rara que a menudo está presente en el momento del nacimiento del paciente. Los bebés que sufren esta malformación física pueden llevar una vida larga y normal con un diagnóstico temprano y un tratamiento oportuno.

También te puede interesar

Deja un comentario