Hogar Sistema Endocrino Nódulos tiroideos

Nódulos tiroideos

por Dr. Sandra Landers, MD, PhD
Publicada: Ultima actualización en 4 Vistas
Nódulos tiroideos

Los nódulos tiroideos tienen una alta prevalencia entre las personas con bultos palpables que se presentan en alrededor del 4-7% de la población. Siga leyendo para descubrir todo sobre las causas, los síntomas, el diagnóstico y el tratamiento de estas lesiones anormales.

¿QUÉ SON LOS NÓDULOS TIROIDEOS?

El término se refiere a nódulos sólidos llenos de líquido que se desarrollan dentro de la glándula tiroides, que se pueden encontrar justo encima del esternón y en la base del cuello.

El bulto a veces se conoce como “adenoma tiroideo”. También se lo menciona con otros nombres como:

  • Tumor de tiroides
  • Carcinoma de tiroides
  • Incidentaloma de tiroides

NÓDULOS TIROIDEOS CÓDIGO ICD9

El Código ICD9 para nódulos tiroideos es 241.0.

TAMAÑO DEL NÓDULO TIROIDEO

El tamaño de estos grumos puede variar de unos pocos milímetros a varios centímetros. Estos son generalmente de importancia clínica menor. Sin embargo, las lesiones de más de 3 cm de tamaño tienen una mayor posibilidad de ser malignas.

SÍNTOMAS DEL NÓDULO TIROIDEO

La mayoría de los bultos de este tipo no dan lugar a ningún síntoma. Los bultos que producen las hormonas tiroideas dan lugar a síntomas de hipertiroidismo, como:

  • Piel fría y húmeda
  • Nerviosismo
  • Pulso delimitador
  • Apetito incrementado
  • Pérdida de peso
  • Inquietud
  • Ruborización o enrojecimiento de la piel

Si los nódulos se agrandan, pueden presionar contra el esófago u otras estructuras del cuello como la tráquea. Esto puede causar síntomas incómodos como:

  • Coto
  • Dificultades para tragar
  • Dificultades respiratorias
  • Ronquera
  • Cambio en la voz
  • Dolor en el cuello

En personas con la enfermedad de Hashimoto, los nódulos tiroideos pueden provocar hipotiroidismo. En tales casos, los pacientes pueden sufrir síntomas como:

    • Fatiga
    • Piel seca
    • Pérdida de cabello
  • Hichazon facial
  • Intolerancia al frío
  • Aumento de peso involuntario

En algunos pacientes, estos nódulos producen mayores cantidades de tiroxina. Esta es una hormona liberada por la glándula tiroides. Cantidades adicionales de esta hormona pueden ocasionar problemas como:

  • Nerviosismo
  • Latidos rápidos
  • Latido del corazón irregular
  • Pérdida de peso repentina o inexplicable

En etapas posteriores, algunos nódulos tiroideos pueden volverse malignos (cancerosos). Es probable que los nódulos que se vuelven malignos crezcan de tamaño muy rápidamente. Sin embargo, el tamaño de un nódulo no puede predecir exactamente si se volverá canceroso o no.

TIPOS DE NÓDULOS TIROIDEOS

Estos nódulos se clasifican en tres tipos: caliente, frío y cálido. La clasificación se hace sobre la apariencia de las lesiones en imágenes nucleares sobre la base de su absorción comparativa de isótopos radiactivos. Los nódulos calientes sugieren la presencia de nódulos de funcionamiento autónomo. Los nódulos fríos indican tejido tiroideo no funcional o hipo funcional. Los nódulos cálidos indican una función tiroidea normal. Según la investigación, el 5% de los nódulos tiroideos están calientes, el 10% son cálidos y el 85% son fríos. Alrededor del 85-95% de todos los tipos de nódulos son de naturaleza benigna. Solo el 5% de los nódulos calientes y el 5-8% de los nódulos fríos o calientes son malignos.

Lee mas:  Gigantismo

Los nódulos en la glándula tiroides también se diferencian en simples y complejos. Aquellos llenos con solo fluido seroso se denominan nódulos simples. Estos pueden ser grandes o pequeños y aparecer de repente. Los golpes que consisten en componentes tanto líquidos como sólidos se denominan nódulos complejos. A menos que se eliminen por medios quirúrgicos, estos bultos pueden causar dificultades para tragar o dolor de cuello.

NÓDULOS TIROIDEOS TÓXICOS

Si los bultos en la glándula tiroides forman parte del tejido tiroideo anormal, la producción normal de triyodotironina o tiroxina puede verse afectada. Esto puede resultar en una glándula tiroides hiperactiva. Los bultos que forman parte del tejido tiroideo anormal se denominan “tóxicos”. Un solo nódulo en la glándula tiroides a menudo se conoce como un adenoma tóxico o un nódulo tiroideo tóxico. Los nódulos tóxicos en la glándula tiroides representan aproximadamente el 5% de todos los casos de hipertiroidismo.

NÓDULO TIROIDEO HIPOECOICO

Estos son nódulos hipoecoicos localizados en la glándula tiroides. Un nódulo hipoecoico se refiere a un bulto sólido o lleno de líquido que refleja ondas de sonido debilitadas en comparación con el tejido adyacente cuando se realiza una ecografía o una ecografía. Se puede encontrar que estos bultos anormales surgen en cualquier área del cuerpo. Sin embargo, es más comúnmente observado en la tiroides.

NÓDULOS TIROIDEOS HIPERFUNCIONANTES

Estos bultos anormales se desarrollan cuando un nódulo en la glándula tiroides comienza a producir sus propias hormonas tiroideas. Debido a esta razón, los pacientes con estas lesiones a menudo sufren de hipertiroidismo. La causa exacta de estos grumos no está clara. Sin embargo, los investigadores sospechan que los nódulos se desarrollan debido a factores genéticos. En algunos casos, puede indicar la presencia de una enfermedad subyacente conocida como enfermedad de Plummer.

¿QUÉ CAUSA LOS NÓDULOS TIROIDEOS?

Estos grumos anormales pueden surgir debido a una serie de factores, tales como:

DEFICIENCIA DE YODO

Los nódulos pueden ser producidos por la glándula tiroides por una deficiencia de yodo en su dieta. El yodo comúnmente se agrega a la sal de mesa, así como a otros alimentos en los Estados Unidos. Esto explica por qué EE. UU. Tiene una baja incidencia de este trastorno.

SOBRECRECIMIENTO DE TEJIDO TIROIDEO NORMAL

Algunos adenomas tiroideos producen hormonas tiroideas excesivas que son mucho más que la cantidad normalmente regulada por la glándula pituitaria. Esto conduce al hipertiroidismo, una condición caracterizada por la producción excesiva de hormonas tiroideas.

QUISTE TIROIDEO

El deterioro de los nódulos tiroideos benignos (adenomas tiroideos) a menudo conduce al desarrollo de quistes (cavidades llenas de líquido) en la glándula tiroides. Los quistes tiroideos a menudo contienen componentes sólidos junto con líquidos. Los componentes sólidos, aunque generalmente son benignos, a veces pueden ser malignos.

TIROIDITIS

La condición implica inflamación crónica y agrandamiento de la glándula tiroides, lo que reduce su actividad y da lugar a hipotiroidismo.

BOCIO MULTINODULAR

El término “bocio” se refiere a un aumento en el tamaño de la glándula tiroides. Esto puede ser el resultado de un trastorno de la tiroides o una deficiencia de yodo. Los nódulos tiroideos pueden ser solitarios o múltiples. Un bocio multinodular se compone de múltiples nódulos distintos dentro del bocio, por razones desconocidas. En casos extremos, los bocios pueden estrechar las vías respiratorias, los vasos sanguíneos o el esófago.

CÁNCER DE TIROIDES

Solo en casos raros se encuentra que un nódulo de este tipo es canceroso. La condición tiene una gran posibilidad de surgir en personas con antecedentes familiares de cánceres endocrinos o tiroideos. También puede aparecer en personas mayores de 60 años o menores de 30 años, o que tengan un historial de exposición a la radiación, especialmente en el área del cuello y la cabeza. Si el nódulo es grande, firme y doloroso, las posibilidades de malignidad pueden ser mayores. Sin embargo, esto no indica que todos los bultos de este tipo puedan ser cancerosos.

Lee mas:  Paraganglioma

DIAGNOSIS DEL NÓDULO TIROIDEO

Estos nódulos a menudo son asintomáticos y no causan incomodidades. Estos generalmente se detectan durante una prueba de imagen o un examen físico de rutina que se lleva a cabo para diagnosticar otras lesiones. En algunos casos, estos nódulos se vuelven lo suficientemente grandes como para sentirse durante una prueba física. Si un médico sospecha esta afección, puede pedir a los pacientes que traguen un poco de agua. Si experimentan alguna dificultad, se pueden ordenar otras pruebas. Éstas incluyen:

    • Pruebas de función tiroidea
    • Ultrasonografía
    • Exploración de la tiroides
    • Biopsia por aspiración con aguja fina (FNA)

TRATAMIENTO DE NÓDULO TIROIDEO

El tratamiento para estos nódulos se basa en su tipo. La forma de tratamiento depende de si el nódulo es benigno, si causa hipertiroidismo o si es canceroso.

TRATAMIENTO PARA NÓDULOS TIROIDEOS BENIGNOS

Esto involucra:

TERAPIA DE SUPRESIÓN DE LA HORMONA TIROIDEA

En este proceso, la lesión se trata con levotiroxina, como Synthroid o Levoxyl. La levotiroxina es un tipo sintético de tiroxina que se puede tomar como una píldora. El suministro de hormona tiroidea adicional tiene como objetivo hacer que la glándula pituitaria produzca cantidades menores de TSH, una hormona que estimula el crecimiento del tejido tiroideo. Sin embargo, este es un enfoque más teórico y no existe evidencia concreta de la reducción de los nódulos benignos mediante el uso de este método.

CIRUGÍA

Ocasionalmente, es posible que se requiera una cirugía para extirpar un nódulo que sea benigno pero lo suficientemente grande como para causar dificultades respiratorias o de deglución. El procedimiento quirúrgico se considera la mejor opción para las personas con bocios multinodulares agrandados.

Si una biopsia confirma claramente la presencia de un nódulo tiroideo benigno, se puede pedir a los pacientes que esperen y observen la situación. Los médicos pueden realizar un examen físico y pruebas de función tiroidea a intervalos regulares. La biopsia también puede ser necesaria si el nódulo crece en tamaño. Los nódulos detectados como sospechosos o indeterminados mediante una biopsia deben examinarse minuciosamente en busca de signos de cáncer. Si el tamaño de un nódulo tiroideo benigno permanece inalterado, es posible que los pacientes nunca necesiten tratamiento más allá de una supervisión cuidadosa.

TRATAMIENTO PARA NÓDULOS TIROIDEOS MALIGNOS

Los nódulos cancerosos en la glándula tiroides generalmente se extirpan mediante cirugía, a menudo junto con mucho tejido tiroideo. El procedimiento quirúrgico utilizado en este caso se conoce como tiroidectomía casi total. Sin embargo, el proceso incluye ciertos riesgos. Esto implica daño al nervio que controla las cuerdas vocales. La cirugía también puede dañar las glándulas paratiroides. Estas son cuatro glándulas pequeñas situadas en la parte posterior de la glándula tiroides que regulan el nivel de calcio en el torrente sanguíneo. Los pacientes sometidos a tiroidectomía a menudo requieren un tratamiento de por vida con levotiroxina para suministrar tiroides a su cuerpo. Esto ayuda a mantener la normalidad del nivel de la hormona tiroidea.

TRATAMIENTO PARA LOS NÓDULOS TIROIDEOS QUE CAUSAN HIPERTIROIDISMO

Si el nódulo tiroideo produce hormonas tiroideas excesivas para el cuerpo, el médico puede considerar el tratamiento de hipertiroidismo. Esto puede hacerse a través de:

Lee mas:  Síndrome de Kallmann

SUMINISTRO DE YODO RADIACTIVO

El yodo radiactivo se puede administrar en forma líquida o en forma de cápsula. Una vez que el yodo radioactivo ingresa al cuerpo, es absorbido por la glándula tiroides. Esto causa la contracción de los nódulos y la remisión de los síntomas del hipertiroidismo, generalmente en un período de dos a tres meses.

MEDICAMENTOS ANTITIROIDEOS

En algunos casos, un medicamento antitiroideo como metimazol (Tapazol) puede recomendarse al paciente. La droga efectivamente reduce los síntomas de hipertiroidismo. Por lo general, este es un tratamiento a largo plazo y puede tener efectos secundarios adversos en el hígado. Debido a esto, es necesario discutir los riesgos y beneficios de esta opción de tratamiento con un médico antes de usarlo realmente.

CIRUGÍA

Si el tratamiento con medicamentos radiactivos con yodo o antitiroideos no es una opción, es posible que sea candidato para una cirugía para extirpar la glándula tiroides. La cirugía también conlleva ciertos riesgos que deben discutirse detalladamente de antemano.

THYROID NODULES IMÁGENES

Eche un vistazo a estas fotos de nódulos tiroideos para saber cómo se ven. Puede encontrar estas imágenes de nódulos tiroideos bastante útiles para tener una idea sobre la apariencia física de estos bultos.

Cuadro 1 – Nódulos tiroideos

Imagen 2 – Imagen de los nódulos tiroideos

PROCEDIMIENTO DE BIOPSIA DEL NÓDULO TIROIDEO

Los nódulos en la glándula tiroides a menudo se analizan a través de un proceso conocido como biopsia por aspiración con aguja fina (FNA). La técnica tiene como objetivo averiguar si la lesión es benigna o maligna por naturaleza. El proceso implica insertar una aguja muy fina en el bulto y eliminar un grupo de células para usar como muestra. La muestra se envía luego a un laboratorio para su análisis microscópico. Un análisis exhaustivo bajo un microscopio ayuda a revelar la presencia de células cancerosas. Los médicos a menudo usan un ultrasonido para colocar la aguja con precisión. El proceso puede llevarse a cabo en el consultorio de un médico y toma solo unos 20 minutos para realizarse.

PRONÓSTICO DE LOS NÓDULOS TIROIDEOS

Cuando no son cancerosos, estos no dan lugar a ninguna complicación potencialmente mortal. Muchos nódulos no requieren cura. Sin embargo, estos bultos solo requieren seguimiento. Los nódulos benignos que requieren tratamiento tienen un pronóstico excelente. En caso de nódulos cancerosos, el pronóstico se basa en el tipo de cáncer.

COMPLICACIONES DEL NÓDULO TIROIDEO

Algunas de las principales complicaciones de estas lesiones incluyen:

  • Problemas respiratorios
  • Dificultades para tragar
  • Hipertiroidismo, de la terapia con yodo radiactivo o la cirugía
  • Cáncer de tiroides
  • Voz ronca, como resultado de posibles daños a las cuerdas vocales durante la cirugía

Si las glándulas paratiroides se extirpan o sufren daños accidentales durante la cirugía, los pacientes pueden sufrir de hipocalcemia debido al desarrollo de hipoparatiroidismo . La hipocalcemia es una condición causada por un bajo nivel de calcio en la sangre.

PREVENCIÓN DEL NÓDULO TIROIDEO

La condición no puede prevenirse de ninguna manera. Esto se debe a que se desconoce la causa exacta del desarrollo de la mayoría de los nódulos. Sin embargo, se cree que una dieta que contenga suficientes alimentos ricos en yodo evita el crecimiento de estos grumos.

Si siente un bulto o un crecimiento anormal en el medio de la parte inferior del cuello, póngase en contacto con un médico. Si el bulto se diagnostica como un nódulo tiroideo, es probable que lo remitan a un endocrinólogo que decidiría el mejor remedio posible para usted.

También te puede interesar

Deja un comentario