Hogar Síndrome Síndrome de trauma por violación

Síndrome de trauma por violación

por Dr. Sandra Landers, MD, PhD
19 Vistas

¿Qué es el síndrome de trauma por violación?

Síndrome de Trauma por Violación (RTS) es el término médico usado para referirse a los efectos representados por las víctimas de violación. Es muy importante señalar que el RTS es la respuesta natural de una persona psicológicamente sana al trauma de la violación y, por lo tanto, estos síntomas no constituyen un trastorno o enfermedad mental.

La naturaleza del evento traumático en sí mismo es el factor más poderoso para determinar la respuesta de las personas a la violación. No sólo existe el elemento sorpresa, la amenaza de lesiones y muerte, también existe la violación de la persona física, emocional y moralmente y relacionada con la intimidad humana más cercana del contacto sexual.

La intención del violador es principalmente profanar este aspecto más privado de la persona y dejar a la víctima completamente indefensa. El Síndrome de Trauma por Violación por su propia naturaleza está diseñado deliberadamente para producir un trauma psicológico. Es una forma de violencia social organizada sólo comparable al combate de la guerra.

Nuestra comprensión del Síndrome de Trauma por Violación sería superficial si simplemente pensamos en la violación como sexo no deseado. Las sobrevivientes de violación a menudo experimentan síntomas similares a nivel físico, conductual y psicológico que los veteranos de guerra que sufren el trastorno de estrés postraumático.

Los síntomas de SRT se dividen en respuestas físicas, conductuales y mentales. Las víctimas pueden experimentar uno o varios de los signos mencionados anteriormente.

Síntomas

Físico

Los síntomas físicos son cosas que se manifiestan en o sobre el cuerpo de la sobreviviente evidentes para ella y bajo el examen físico por parte de una enfermera o un médico. Algunos de estos solo están allí inmediatamente después de la violación, mientras que otros aparecen en una etapa posterior.

  • Inmediatamente después de una violación, las víctimas a menudo experimentan un shock. Esto puede ser seguido por una sensación de vértigo, confusión, temblores, sensación de mareo y vómitos.
  • El embarazo
  • Problemas ginecológicos como menstruaciones irregulares, abundantes y/o dolorosas, secreciones vaginales, infecciones de la vejiga y enfermedades de transmisión sexual
  • Sangrado y/o infecciones como resultado de desgarros o cortes en la vagina o el recto
  • Dolor en el cuerpo debido a hematomas, rasguños, cortes u otras lesiones.
  • Náuseas y/o vómitos
  • Irritación y/o dolor de garganta como resultado del sexo oral forzado
  • Dolores de cabeza por tensión
  • Dolor en la parte baja de la espalda así como dolores abdominales.
  • Trastornos del sueño. Esto puede ser dificultad para dormir o sentirse agotado y necesitar dormir más de lo normal.
  • Trastornos alimentarios como no comer o comer menos o necesitar comer más de lo normal
Lee mas:  Síndrome de miositis por tensión

Cambios de comportamiento

Los síntomas conductuales se refieren a las cosas que la víctima hace, expresa o siente y que, por lo general, son visibles para los demás. Esto incluye reacciones visibles, patrones de comportamiento, estilo de vida y cambios en las relaciones.

  • Llanto prolongado
  • Dificultad para concentrarse
  • Inquietud, agitación e incapacidad para relajarse o sentirse inquieto y desmotivado
  • No querer socializar ni ver a nadie o socializar más de lo normal, para llenar cada minuto del día.
  • No querer estar solo
  • Tartamudear o tartamudear
  • Evitar cualquier cosa que le recuerde a la víctima la violación.
  • Estar aterrorizado más fácilmente de lo habitual
  • Estar muy alerta y vigilante
  • Molestarse y enojarse fácilmente por cosas pequeñas
  • Relaciones disuadidas con cónyuges, amigos y otros parientes.
  • Miedo al sexo, pérdida de interés en el sexo o pérdida del placer sexual
  • Cambios en el estilo de vida, como mudarse de casa, cambiar de trabajo, no funcionar en el trabajo o en la escuela o cambios en la apariencia
  • Bajo rendimiento en la escuela, ocupación o trabajo.
  • Alto abuso de sustancias
  • Aumento de lavado o baño
  • Negación en eso, comportándose como si la violación no hubiera ocurrido, tratando de vivir como era antes de la violación.
  • Intentos de suicidio y otros caracteres autodestructivos como abuso de sustancias o automutilación

Psicosomático

Los síntomas psicológicos son menos visibles y pueden, de hecho, estar completamente ocultos a los demás. Las víctimas requieren ofrecer esta información o ser entrevistadas con cuidado y sensibilidad para obtenerla. Generalmente son los pensamientos internos, las emociones y las ideas.

  • Culpa y culpabilidad propia
  • Aumento del miedo y la ansiedad.
  • Impotencia, ya no se siente en control de su vida
  • Humillación y vergüenza
  • Baja autoestima
  • Sentirse contaminado por la incidencia de la violación.
  • Enfado
  • Sentirse solo y deprimido
  • Perder la esperanza en el futuro
  • Entumecimiento emocional
  • Confusión/desorientación
  • Pérdida de memoria
  • Pensando constantemente en la violación.
  • Pesadillas
  • Depresión
  • Pensamientos suicidas.
Lee mas:  Síndrome de abstinencia postagudo

Sin embargo, vale la pena señalar que las personas responden de manera diferente al trauma. Como la mayoría de las víctimas experimentan estos síntomas, algunas pueden experimentar solo algunos de estos síntomas o ninguno en absoluto. Debemos tener cuidado de no juzgar si alguien ha sido violada por la cantidad de síntomas que presenta.

Los mitos, los prejuicios y el estigma asociados con la violación a menudo agravan el síndrome de trauma por violación. Las víctimas que han internalizado estos mitos deben luchar contra los sentimientos de culpa y vergüenza.

Entrar en contacto con personas que refuerzan esos mitos y prejuicios tiende a aumentar la carga de la víctima. Nunca es la intención de la víctima ser violada ya que nadie pide ser violado o merece ser violado.

Etapas

Etapa crítica

Esta etapa ocurre inmediatamente después del asalto y puede durar un par de días o varias semanas. La víctima a menudo se siente violada, temerosa y puede estar deprimida, incluso con tendencias suicidas. La víctima lucha con sentimientos de pérdida de control cambiando su apetito, hábitos de sueño o función social.

En esta etapa, la víctima puede: –

  • parecer agitada, histérica o puede parecer totalmente tranquila
  • experimenta ataques de ansiedad y no puede dejar de llorar
  • experimentar concentración desorientada, toma de decisiones y tareas diarias simples
  • mostrar poca emoción y actuar como insensible
  • pierde la memoria y experimenta malos recuerdos de la violación u otros recuerdos

Etapa de corrección externa

En esta etapa, las víctimas parecen comenzar a resolver sus problemas, aunque en realidad la negación normalmente cubre problemas ocultos mientras las víctimas intentan restablecer las rutinas de sus vidas y tener una apariencia de control. Hay cambios dramáticos realizados por las víctimas en su estilo de vida o entorno, como dejar un trabajo de larga data, mudarse a una nueva ubicación o cambios repentinos en su apariencia.

Es en esta etapa que la víctima reanuda lo que parece ser una vida normal, pero hay una agonía considerable que puede manifestarse por cualquiera de los siguientes comportamientos: –

  • ansiedad continua
  • la sensación de impotencia
  • miedo persistente y/o depresión
  • cambios de humor intensos
  • pesadillas recurrentes o insomnio
  • dolencias fisicas
  • apetito interrumpido
  • esfuerzos de negación del asalto y/o para minimizar su impacto
  • retiro de amigos y familiares
  • preocupado por la seguridad personal
  • reticencia a mudarse de casa
  • desconfianza en las relaciones existentes o renuencia a formar nuevas relaciones
  • complicaciones y problemas sexuales
  • rutinas diarias normales interrumpidas
Lee mas:  Qué dicen los nuevos estudios de investigación sobre el síndrome mielodisplásico

La víctima ya no niega la agresión y está más dispuesta a hablar sobre el hecho. Están más dispuestos a obtener apoyo y ponerse en contacto con los sentimientos y emociones asociados con la violación.

La mayoría de las víctimas se sienten abrumadas en su intento de llegar a un acuerdo con los sentimientos reprimidos desde el asalto. A menudo, las estimulaciones sensoriales desencadenan recuerdos que recuerdan la agresión sexual. La víctima parece como si estuviera reviviendo el trauma cuando la violación vuelve a la vida.

Etapa de tenacidad

En esta etapa, la violación ya no es el centro de atención en la vida de la víctima. Empieza a darse cuenta de que como nunca olvidará la agresión, el dolor y los recuerdos relacionados con ella están disminuyendo. Las víctimas aceptan la violación como parte de su experiencia de vida y eligen seguir adelante. Algunas conductas de la segunda etapa pueden aparecer a veces, pero son menos frecuentes y menos intensas. Cualquier mujer que ha sobrevivido pasa de ser una “víctima” a una “sobreviviente”

Referencias

  1. Urnam, MA; et al. (1988). “Agresiones sexuales y trastornos mentales en una población comunitaria. Revista de Consultoría y Psicología Clínica”. 56 : 843–850.
  2. Choquet, M., Darves-Bornoz, JM, Ledoux, S., Manfredi, R. y Hassler, C. (1997). “Problemas de salud y comportamiento autoinformados entre adolescentes víctimas de violación en Francia: resultados de una encuesta transversal”. Abuso y negligencia infantil. 21 (9): 823–832. doi:10.1016/S0145-2134(97)00044-6. PMID 9298260.
  3. Granates, L.; Herek, G. (1990). “Violencia y victimización de lesbianas y gays: Consecuencias en la salud mental”. Revista de Violencia Interpersonal. 5 (3): 366–383. doi:10.1177/088626090005003010.
  4. Stuckman-Johnson, C.; Stuckman-Johnson, D. (1994). “Hombres presionados y forzados a la experiencia sexual”. Archivos de Comportamiento Sexual. 23 (1): 93–114. doi:10.1007/BF01541620. PMID 8135654.
  5. deVisser, RO, Smith, AM, Rissel, CE, Richters, J. y Grulich, AE (2003). “Sexo en Australia: Experiencias de coerción sexual entre una muestra representativa de adultos”. Revista de salud pública de Australia y Nueva Zelanda. 27 (2): 198–203. doi:10.1111/j.1467-842X.2003.tb00808.x. PMID 14696711.

También te puede interesar

Deja un comentario