Hogar Síndrome Síndrome de realimentación: síntomas, causas, diagnóstico, pautas de tratamiento

Síndrome de realimentación: síntomas, causas, diagnóstico, pautas de tratamiento

por Dr. Sandra Landers, MD, PhD
51 Vistas

¿Qué es el síndrome de realimentación?

Cuando las personas han pasado por largos períodos de desnutrición o inanición, corren el riesgo de desarrollar el síndrome de realimentación una vez que reanudan la alimentación. Esta condición cubre síntomas variados de desequilibrios de líquidos y electrolitos dentro del cuerpo. Dichos síntomas pueden provocar complicaciones potencialmente mortales, como insuficiencia cardíaca e incluso la muerte, si no se tratan. Por lo tanto, las personas que han pasado por trastornos alimentarios deben ser bien monitoreadas una vez que reforman sus hábitos alimenticios.

¿Cuáles son los síntomas del síndrome de realimentación?

Los síntomas de esta condición incluyen aquellas funciones en las que el potasio, el fósforo y el magnesio tienen una influencia directa. Por un lado, el potasio ayuda a controlar las funciones cardíacas, regula la presión arterial y facilita la conducción de los impulsos a lo largo de los nervios. El fósforo, por otro lado, es un electrolito importante para la formación de huesos y dientes y la activación de diferentes enzimas y complejos de vitamina B. El magnesio es beneficioso para estimular la actividad cerebral y aumentar la densidad mineral ósea. La hipopotasemia (deficiencia de potasio) puede causar:

  • Íleo
  • Paro cardiaco
  • Problemas del corazón
  • Parálisis
  • Depresion respiratoria

La hipofosfatemia (nivel anormalmente bajo de fósforo) puede provocar:

  • Insuficiencia cardíaca cardíaca
  • Confusión
  • convulsiones
  • Problemas óseos

La hipomagnesemia (nivel anormalmente bajo de magnesio) puede resultar en:

  • Taquicardia
  • Diarrea
  • Hipocalcemia (bajo nivel de calcio)
Lee mas:  Síndrome de Landau-Kleffner

Otros síntomas generales incluyen:

  • Retención de líquidos
  • Aumento de peso abrupto
  • Alteraciones de los niveles séricos de sodio
  • Aumento de signos vitales
  • Deterioro del estado mental
  • Hiperglucemia o resistencia a la insulina

¿Qué causa el síndrome de realimentación?

Cuando se permite que el cuerpo de una persona pase hambre durante largos períodos, el cuerpo obtiene energía al usar la proteína y la grasa corporal reservadas. En el momento de la realimentación, cuando los carbohidratos se introducen nuevamente en el sistema, los tejidos reanudan su proceso normal de producción de energía al descomponer la glucosa.

Sin embargo, el aumento repentino de la glucosa desencadena una reacción en cadena, lo que hace que la posición del magnesio, el fósforo y el potasio se desplace desde el exterior hacia el interior de las células. Los niveles séricos de tales electrolitos comienzan a caer abruptamente y pueden desencadenar diferentes complicaciones, tanto leves como potencialmente mortales.

Las personas que están en riesgo de desarrollar este síndrome son aquellas que vuelven a comer después de sufrir desnutrición severa, anorexia nerviosa, cetoacidosis diabética y enfermedades gastrointestinales crónicas como disfagia neurológica y cáncer. Los pacientes alcohólicos y obesos que han experimentado una gran pérdida de peso también tienen más probabilidades de desarrollar esta afección.

¿Cómo diagnosticar el síndrome de realimentación?

Esta condición a menudo no se diagnostica hasta que comienzan a aparecer signos y síntomas visibles. Los médicos expertos pueden detectarlo con anticipación si ya han adquirido conocimiento y familiaridad con la enfermedad. El diagnóstico a menudo se realiza a través de exámenes de diagnóstico y de laboratorio que se han realizado, y la presencia del síndrome de realimentación se confirma cuando hay una caída significativa en los niveles séricos de fósforo, potasio y magnesio.

Lee mas:  Síndrome de Stevens-Johnson: imágenes, síntomas, causas, diagnóstico

¿Cómo tratar el síndrome de realimentación?

Los planes de tratamiento para esta condición deben comenzar con la atención adecuada a los pacientes que tienen el potencial de desarrollar dicha condición. Los proveedores de atención médica deben recordar que la realimentación debe hacerse con precaución. Existen diferentes pautas establecidas a las que los médicos pueden referirse cuando se trata de pacientes que tienen tendencia a desarrollar dicho estado.

Se espera que el síndrome reduzca los niveles de minerales importantes; por lo tanto, el reemplazo de vitaminas debe ser importante para abordar el síndrome. Debe iniciarse inmediatamente y puede durar al menos 10 días. Los electrolitos importantes también se pueden sustituir usando diferentes vías, como oral, enteral o parenteral, según la estrategia que se pueda utilizar.

El reemplazo de vitaminas también debe complementarse con un seguimiento riguroso del estado nutricional. Los niveles de electrolitos deben controlarse regularmente mediante química sanguínea y análisis de orina.

Pronóstico

Los casos de síndrome de realimentación suelen tener buen pronóstico una vez detectados en sus estadios iniciales. Cuando se emplean el manejo y las precauciones adecuadas, se previene el desarrollo de complicaciones. Sin embargo, cuando pasa desapercibido, puede ser fatal para el estado de salud.

La caída repentina de minerales vitales puede presentar síntomas potencialmente mortales para un paciente que sufre del síndrome de realimentación, y puede ser potencialmente irreversible.

Esperanza de vida

Las posibilidades de supervivencia de los pacientes con síndrome de realimentación pueden depender de cómo se realicen las intervenciones inmediatas para abordar la afección. Los pacientes que se manejan temprano pueden superar la condición y pueden reanudar su vida normal tan pronto como se estabilicen los niveles de minerales.

Lee mas:  Síndrome de vena cava superior

Sin embargo, puede ser mortal si se deja desapercibido y desatendido durante un período prolongado, ya que puede causar problemas cardiovasculares y respiratorios y, finalmente, la muerte.

Complicaciones

Aunque esta condición también se conoce como una complicación de muchos trastornos alimentarios, también puede causar complicaciones posteriores. Tales complicaciones se pueden clasificar en cuatro grupos:

  • Desequilibrios electrolíticos (hipofosfatemia, hipopotasemia e hipomagnesemia)
  • Deterioro gastrointestinal (hinchazón o sensación de saciedad como resultado del estreñimiento, calambres abdominales y retraso en el vaciado del contenido gástrico)
  • Retención de agua (edema)
  • Complicaciones cardiacas y respiratorias

Prevención

Esta condición en realidad se trata mejor a través de la prevención. Se deben tomar las precauciones necesarias antes de realimentar a los pacientes que han sufrido largos períodos de inanición o ayuno. La ingesta inicial de alimentos debe mantenerse al mínimo y debe estabilizarse primero antes de reanudar su dieta preferida y recomendada.

El control diario de los niveles de líquidos y electrolitos también debe ser una prioridad para reconocer de inmediato cualquier complicación en desarrollo del síndrome de realimentación.

Más referencias de lectura

Háganos saber nuevos puntos a través de sus comentarios si nos perdimos algo aquí. 

También te puede interesar

Deja un comentario