Hogar Salud Hueso esfenoide

Hueso esfenoide

por Dr. Sandra Landers, MD, PhD
Publicada: Ultima actualización en 2 Vistas

ANATOMÍA DEL HUESO ESFENOIDAL

El hueso esfenoidal se compone de varias proyecciones y características, lo que le permite verlo de muchas maneras diferentes en el cráneo. Consiste en un solo hueso que corta a través de la cara sagital media y facilita el vínculo entre el esqueleto facial y el cráneo.

El cuerpo del hueso esfenoidal es hueco y está formado por el seno esfenoidal así como por seis proyecciones que están situadas en pares. Estos son:

  • Lesser Wings, que es una más avanzada.
  • La Gran Ala de transición
  • Procesos pterigoides, que es menos accesible que estos otros dos

ALAS MENORES DE HUESO ESFENOIDES

En el interior del cuerpo, descansa Sella Turcica que alberga la glándula pituitaria. El Foramen óptico también se encuentra en las alas menores menores. El nervio óptico pasa a través de él antes de unirse al ojo.

Estas alas menores y las alas mayores de transición están divididas por la fisura supraorbital. Esto se puede observar apropiadamente a través del lado posterior de cada órbita de los dos ojos.

 

Cuadro 1 – Hueso esfenoidal

GRANDES ALAS DE HUESO ESFENOIDAL

Las alas mayores de cada lado ayudan en la creación de la cara posterior que recubre las dos órbitas oculares dando lugar a la placa orbital. Además, la cara periférica de estas alas mayores se puede observar a través del costado del cráneo en una sección denominada región de Pterion.

Inmediatamente cerca de la fisura supra orbital antes mencionada y de la ubicación del cuerpo esfenoidal, las dos alas mayores están formadas por el Foramen Rotundum. Esta característica extiende las subdivisiones maxilares del par craneal, trigeminal o quinto.

Además de estas características, las dos alas mayores consisten en un Foramen Oval muy aumentado en cuanto a las características laterales se tienen en cuenta. Ayuda a extender la subdivisión mandibular de este nervio.

Avanzando hacia el extremo posterior, menos agrandado de los 6 foramenos, encontramos el foramen espinoso. Este foramenum propaga los nervios y vasos meningiales centrales hacia todos los tejidos del cerebro.

PROCESO PTERIGOIDEO DEL HUESO ESFENOIDAL

Los dos procesos pterigoideos se extienden con moderación desde un lugar cercano a la conexión entre las dos alas mayores y el cuerpo esfenoidal.

Los procesos pterigoideos están situados transversalmente al lado del segmento posterior de la abertura nasal cerca del paladar. Los dos procesos se crean dentro de la placa pterigoide lateral y medial.

Estos dos están unidos por los músculos de la placa pterigoide lateral y medial correspondientes en el curso de la vida. Estos dos músculos se separan de cada una de estas características para unirse a la placa medial o interior de la mandíbula adyacente que se encuentra en la región gonial. En el curso de la vida, estos músculos facilitan la formación de la acción de trituración importante para el éxito del proceso de masticación.

El hueso esfenoidal está unido por una interconexión de huesos. Éstos incluyen Palatines Zygomatic, Temporals, Parietals, Occipital, Frontal, Ethmoid y Vomer Bones

El hueso palatino se encuentra en la parte posterior del conducto nasal que conecta el proceso pterigoideo y el maxilar.

El cigomático también se conoce como hueso malar o pómulo. Consiste en pares que se articulan con el hueso frontal, el hueso temporal y el maxilar además del hueso esfenoidal.

Los temporales se encuentran en la base y los lados del cráneo. Aparecen tangenciales a los lóbulos cerebrales temporales. La función del hueso temporal es proporcionar soporte al templo que es un área de la cara.

Cuando están interconectados, los huesos parietales delinean la corona y los lados del cráneo. Cada hueso parietal consta de 4 ángulos, 4 bordes y 2 caras.

El vomer es un hueso ligeramente inclinado que se encuentra en el centro del plano sagital. Esto hace que se articule apropiadamente con la cara vertical denominada etmoida y las dos ayudan a la creación del tabique nasal. Aunque a menudo se desvía poco a la derecha o a la izquierda, el tabique nasal se coloca verticalmente y separa las aberturas nasales derecha e izquierda. Además, los hongos vomer dividen dos Alae coincidentes de manera dominante. Alae se articula y termina con el hueso esfenoidal formando una característica en forma de corazón. El vomer está situado encima de los palatinos y los maxilares.

El hueso etmoidal se compone de varias proyecciones y características. Sin embargo, cuando se compara con el hueso esfenoidal, es difícil observarlo desde varios lados del cráneo. Se compone de varias placas, así como proyecciones mutuamente situadas

MÁRGENES DEL HUESO ESFENOIDAL

Volviendo al hueso esfenoidal, ese segmento del ala mayor circular es desigual y se extiende desde el cuerpo óseo hacia la parte posterior. El segmento medial hace que la división anterior de la proyección se conozca como foramen lacerum. Muestra la apertura final para la entrada de la arteria y nervio correspondiente.

El segmento lateral se articula con el temporal usando una sincondrosis. Conectar los dos huesos es un canal llamado sulcus tubae. En la parte delantera del lado posterior del margen del hueso hay un hueco con bordes dentados. Al final de esta ala se encuentra un segmento triangular, adecuadamente situado para la articulación con el hueso parietal en un ángulo esfenoidal.

La placa superior del hueso esfenoidal es plana. Su función es mantener el lóbulo frontal que se extiende al sistema nervioso central. La placa inferior del hueso esfenoidal es una parte de la corona de la órbita del ojo y el margen elevado de la fisura orbital, que es una característica triangular que atraviesa desde la cavidad del cráneo hasta la abertura de la órbita. Está rodeado por el ala pequeña, el cuerpo y la circunferencia medial de la placa orbital del ala mayor.

Algunos de los nervios que se propagan incluyen los nervios abdominales, los nervios trocleares y los nervios oculomotores. Hay 3 segmentos de la porción oftálmica que forman el nervio trigémino, una serie de filamentos que forman el plexo cavernoso, el segmento de la órbita de la arteria meníngea media, así como la sección recurrente de los vasos lagrimales hacia la duramadre. También consiste en la vena oftálmica.

BORDES DEL HUESO ESFENOIDES

El borde anterior del hueso esfenoidal es irregular para proporcionar una conexión fácil con el hueso frontal.

El borde posterior del hueso esfenoidal es plano y circular y se une al cerebro a través del tejido lateral. El terminal medial del borde posterior realiza el proceso clinoideo de la región anterior. Esta parte proporciona una conexión fácil con la tienda de cerebelos. Ocasionalmente, está unido al proceso clinoideo central a través de una espícula ósea. Esta ocurrencia conduce a la formación del foramen debido a la extinción del hueco, de modo que la arteria carótida interior puede convertirse en ion en el clinoide carotico.

Imagen 2 – Imagen del hueso esfenoidal

El ala más pequeña del hueso esfenoidal está unida al cuerpo principal a través de raíces duales. La raíz superior es delgada y lisa, mientras que la inferior es triangular y más gruesa. Solo entre estas raíces se encuentra un capataz óptico, responsable de la diseminación de la arteria oftálmica y los nervios ópticos.

Los procesos pterigoideos se inclinan verticalmente desde las áreas donde se unen las grandes alas y el cuerpo principal. Todos los procesos constan de una superficie lateral y medial, mientras que las secciones superiores están unidas en un punto que comprende la pterigopalatina, una perpendicular y sucus. Estos dos inclinación a un punto de conexión. Las superficies se dividen debajo por una hendidura que se coloca estratégicamente en un ángulo. Esto da lugar a la fisura pterigoidea cuyos bordes son ásperos para ofrecer una fácil conexión con el proceso piramidal del palatino. Los planos duales se desvían de tal manera que dejan una fosa en forma de V detrás de ellos. Esta estructura se conoce como la fosa pterigoidea y está compuesta por el velo tensor y el internus. Inmediatamente sobre esta característica hay un surco pequeño y ovalado. Mientras que la superficie anterior del proceso pterigoideo es ancha y tiene forma de triángulo cerca de su fuente,

La superficie lateral del proceso pterigoideo es ancha y delgada, mientras que su plano lateral es parte de la superficie medial de la fosa infratemporal. Esto proporciona una superficie de articulación fácil con el pterigoideo externo. El plano de medalla crea espacio para la articulación con el interno.

PRESFENOIDE

Justo antes del parto, la posición osificante surge para todas las pequeñas alas inmediatamente lateralmente con el foramen óptico. Los conchae esfenoidal surgen de una ubicación central que emerge casi el quinto mes de la etapa fetal de la vida.

En el parto, están formados por pequeñas láminas de forma triangular. El desarrollo real comienza en el tercer año cuando resulta ser cónico y con forma de cono. Es en el año 12 que estas características se vuelven distinguibles como partes del esfenoides.

HUESO ESFENOIDAL EN ANIMALES

Mientras que el hueso esfenoidal humano es similar a varios otros huesos, otros animales tienen huesos esfenoides que con frecuencia se dividen y tienen estructuras ligeramente complicadas.

En las especies anteriores de los tetrápodos y los peces lóbulo, los huesos esfenoides tenían procesos apterygoides planos y parecidos a alas que constituían una sección importante de la corona de la boca. Sobre estos procesos pterigoideos se incluyeron los epopterigoides que formaban parte de una unión elástica entre el área palatial y la caja craneal, además de la sección perpendicular del hueso que se extendía hacia el techo craneal. Entre estos pterigoideos, se extendían los parafenoides estirados y delgados. Este hueso también se extendió a algunas secciones del cerebro y se articuló con una característica conocida como esfentolato en la parte delantera. Esto ayuda a proteger los nervios olfativos. Por último, el hueso bifenoideo formaba parte de la corona de la caja craneana y descansaba cerca del paraesfenoide.

Además de la extinción de la unión flexible en la parte posterior del paladar, casi todas las demás características primitivas se evidencian en los reptiles a pesar de que hay ciertas alteraciones.

Cuando se trata de pájaros, también hay modificaciones clave. Por ejemplo, el pterigoideo se minimiza enormemente mientras que la característica epipterygoid falta. Los anfibios tienen un cráneo comparativamente simple. Solo consisten en un amplio paraesfenoide que es la caja craneana, mientras que los procesos pterigoideos son comparativamente pequeños. Además del esfenómeno, faltan todos los otros huesos asociados.

Cuando se trata de mamíferos, toda esta variedad de huesos se conectan con frecuencia para formar una única red conocida como esfenoides. Sin embargo, este no es el caso en todo momento. El basicofenoide es una parte clave de las bases posteriores, mientras que los procesos pterigoideos representan los huesos pterigoideos.

Los epipterygoids consisten en extensiones que alcanzan la pared craneal y se conocen como alisphenoids si son divisivos en los animales y representan la sección mayor de las alas del sphenoid si está conectado para formar una red grande. El hueso esfenometido se produce como 3 huesos diferentes que consisten en la sección anterior de la base y las alas menores. Estas secciones pueden separarse mediante el uso de los términos presphenoid y orbitoispneoid en ese orden.

Lee mas:  ¿Cuánto tiempo dura la hidrocodona en su sistema?

También te puede interesar

Deja un comentario