Hogar Enfermedades y Condiciones Enfermedad de Parkinson: causas, síntomas y tratamiento

Enfermedad de Parkinson: causas, síntomas y tratamiento

por Dr. Sandra Landers, MD, PhD
Publicada: Ultima actualización en 2 Vistas

¿Qué es la enfermedad de Parkinson?

La enfermedad de Parkinson es un trastorno neurológico que causa movimientos incontrolables en las manos, los brazos, la cara y progresa hacia las piernas. Esta condición no es reversible y empeora progresivamente con el tiempo. La enfermedad fue descubierta por primera vez por James Parkinson en Inglaterra en el año 1817. Los movimientos con Parkinson no se pueden controlar y su nombre original era “parálisis temblorosa”.

La enfermedad de Parkinson se origina en el cerebro y es una interrupción entre los químicos en el cerebro que regula los movimientos en el cuerpo. (Ver figura 1)

 

Figura 1: Área del cerebro donde se desarrolla la enfermedad de Parkinson

Foto cortesía de: medicalcenter.osu.edu

La enfermedad de Parkinson puede afectar tanto a hombres como a mujeres y el inicio es tan temprano como los 40 años de edad hasta los 60 años de edad. Actualmente se estima que 50,000 estadounidenses son diagnosticados con la enfermedad de Parkinson por año y 1,5 millones de estadounidenses sufren de la enfermedad. Solo alrededor del 5 al 10 por ciento de los casos de Parkinson se diagnostican alrededor de los 40 años, siendo el inicio más común a partir de los 50 años. Los blancos tienden a desarrollar Parkinson con más frecuencia que otras razas.

El Parkinson tiende a progresar a una discapacidad total y los pacientes necesitan ayuda con la mayoría de las actividades. Estrechar la mano y la imposibilidad de hablar requiere que alguien lo ayude a caminar, cepillarse los dientes, comer y otras tareas diarias. Esto puede causar tensión a las familias y a los cuidadores, y algunos pacientes a menudo necesitan una vida de rehabilitación o convaleciente.

¿Qué causa la enfermedad de Parkinson?

La causa exacta de la enfermedad de Parkinson aún no está clara, pero se origina en el centro del cerebro que regula el movimiento de nuestros cuerpos. Existe una sustancia química llamada “dopamina” que ayuda a calmar las transmisiones en el sistema nervioso y se ha descubierto que las personas con Parkinson tienen niveles más bajos de este químico. (Vea la Figura 2). Hay otra sustancia química llamada “acetilcolina” que también ayuda a que los movimientos corporales fluyan de forma suave y parezcan bajos en el Parkinson.

 

Figura 2: niveles de dopamina en la enfermedad de Parkinson

Foto cortesía de: Cleveland.com

Lo que se sabe es que el Parkinson puede seguir ligeramente una tendencia genética. Sin embargo, el número de personas con Parkinson genético es relativamente pequeño. La exposición química, el consumo de drogas y el alcoholismo muestran tasas más altas de la enfermedad de Parkinson y pueden atribuirse a cambios en el equilibrio de sustancias químicas cerebrales.

Algunos estudios muestran que las personas con enfermedad de Parkinson tienen un mayor número de células anormales en el cerebro que se llaman “cuerpos de Lewy”. Los cuerpos de Lewy están formados por una proteína que se mueve y se apodera de toda la célula cerebral e interrumpe su función. Los cuerpos de Lewy también se encuentran en algunos tipos de demencia.

En su mayor parte, el Parkinson sigue siendo una enfermedad muy misteriosa y a menudo difícil de diagnosticar. A menudo se mezcla con otros trastornos neurológicos, debido a sus múltiples y variados síntomas que pueden imitar otras condiciones al principio.

¿Cuáles son los síntomas de la enfermedad de Parkinson?

En las primeras etapas, la enfermedad de Parkinson se manifiesta como; cojera, falta de oscilación del brazo en un lado, expresión facial congelada, ablandamiento de la voz y postura encorvada. El temblor es a menudo sutil en las primeras etapas y las personas a menudo se quejan de que están temblando por dentro, pero los movimientos aún no se pueden ver.

A medida que progresa el Parkinson, las extremidades comienzan a temblar por sí solas y el paciente descubre que no puede controlar los movimientos, a pesar de tratar de detener el temblor. Los músculos se vuelven muy rígidos y rígidos. Con el tiempo, el control sobre los movimientos se vuelve ausente o lento, un síntoma llamado “Akinesia”.

Un síntoma tardío del Parkinson es la pérdida de la capacidad para caminar. Los movimientos de las piernas van desde una confusión hasta la incapacidad completa para mover una u otra pierna. En este punto, un paciente con Parkinson se vuelve casi completamente discapacitado y necesita asistencia total con las actividades de la vida diaria.

Otros síntomas incluyen:

  • “Rodaje de píldoras” con los dedos
  • Problemas de equilibrio
  • Problemas al escribir
  • Trastornos del habla
  • Problemas para pensar
  • Disfunción sexual
  • Problemas de intestino y vejiga

La Figura 3 es una tabla de los diferentes síntomas de Parkinson y cómo afectan diferentes partes del cuerpo.

 

Lee mas:  Consejos para dormir mejor por la noche

Figura 3: Síntomas del Parkinson

Foto cortesía de: epgonline.org

¿Cuál es el tratamiento para la enfermedad de Parkinson?

El tratamiento para el Parkinson se enfoca en ayudar al paciente a ganar control sobre sus movimientos. Hay algunas opciones diferentes, incluyendo; medicamentos que imitan o ayudan al cuerpo a usar la dopamina de manera más efectiva, Cirugía y terapia de rehabilitación.

Los medicamentos utilizados en el Parkinson ayudan a controlar los movimientos, pero pueden tener efectos secundarios, entre ellos; náuseas, somnolencia excesiva, movimientos involuntarios adicionales y presión arterial baja. Muchos neurólogos han descubierto que las combinaciones de ciertos medicamentos son más efectivas que un solo medicamento. El único inconveniente de la medicación es que con el tiempo los efectos tienden a “desaparecer” y los síntomas de los pacientes empeoran. Esto es cuando pueden recurrir a la intervención quirúrgica.

La cirugía para el Parkinson consiste en colocar electrodos en las profundidades del cerebro para ayudar a regular los impulsos nerviosos en el cerebro. (Vea la Figura 4). Este procedimiento se conoce como “Estimulación cerebral profunda”. Los electrodos “apagan” las células malas y ayudan a las células cerebrales buenas a hacer bien su trabajo. Esta técnica es muy exitosa y puede restablecer los movimientos adecuados en hasta dos tercios de las personas que padecen la enfermedad de Parkinson. Este procedimiento se usa a menudo como último recurso, debido a los riesgos de sangrado e infección del procedimiento. Solo se requiere un pequeño mantenimiento para cambiar la batería del sistema periódicamente y, por lo general, los pacientes pueden regresar a casa el día posterior a la implantación de los electrodos.

 

Figura 4: Cirugía de Parkinson

Foto cortesía de: WebMD.com

La terapia física y ocupacional casi siempre es necesaria para mantener a los enfermos de Parkinson funcionando al máximo nivel posible. Los terapeutas ocupacionales pueden ayudar con dispositivos y técnicas para ayudar al paciente; comer, beber, lavarse y vestirse a sí mismos y otras actividades diarias. La terapia física puede enseñar técnicas para caminar y movimientos seguros para ayudar al paciente a evitar lesiones. También pueden ayudar a trabajar y fortalecer los grupos musculares afectados.

Tener un buen estilo de vida saludable es importante. Las personas con Parkinson deben consumir una dieta saludable que sea rica en ácidos grasos Omega-3 para ayudar a que las células del cerebro funcionen al máximo nivel. También es importante beber mucha agua y evitar el alcohol y el uso de drogas en la calle.

Los pacientes con la enfermedad de Parkinson tienen un riesgo extremadamente alto de caídas y lesiones por caídas. Para evitar esto, es importante tener extrema precaución al caminar. Los cuidadores también pueden proporcionar una mayor seguridad al asegurar alfombras sueltas, mantener limpias las pasarelas y ocultar o cubrir los cables eléctricos en las vías. Además, mantenga la casa bien iluminada y use luces nocturnas durante la noche.

Conclusión

El Parkinson es una enfermedad gravemente discapacitante y puede afectar la calidad de vida tanto del paciente como de la familia. Con un tratamiento adecuado, educación y capacitación de cuidadores; las personas con Parkinson pueden vivir y disfrutar de la vida durante mucho tiempo.

También te puede interesar

Deja un comentario