Hogar Enfermedades y Condiciones Absceso pilonidal: síntomas, causas y tratamiento

Absceso pilonidal: síntomas, causas y tratamiento

por Dr. Sandra Landers, MD, PhD
Publicada: Ultima actualización en 0 Vistas

Un absceso pilonidal es una lesión localizada en la parte inferior de la región del coxis. (Ver Figura 1)Se forma un quiste y se llena de pus y fluido que se convierte en un hervor. Son más comunes en los hombres que en las mujeres y tienden a ocurrir principalmente entre los años de la pubertad y los años 30. Esta condición tiende a ser más común en los hombres blancos que en cualquier otra raza debido a la genética y afecta al menos al 1,1% de la población.

En el pliegue de las nalgas, hay un “tracto sinusal” (Ver Figura 2) que es un canal abierto justo debajo de la capa superior de la piel. Este tracto se encuentra cerca del ano y contiene pelo y folículos capilares. Durante periodos prolongados de sentado, el tracto puede ocluirse y formar el quiste. Esta condición recibió el nombre de “enfermedad de jeep” porque los conductores militares que conducían jeeps fueron los más afectados.

 

Figura 2: zona sinusal

Foto cortesía de: pgmcqs.com

Esta condición puede volver a ocurrir después del tratamiento y puede ser una afección continua si no se trata por completo o debido a la falta de una higiene adecuada en el área. Las infecciones pueden volverse tan graves que requieren hospitalización con antibióticos por vía intravenosa durante hasta dos semanas para controlar la infección.

¿Qué causa un absceso pilonidal?

Hay una serie de factores que pueden causar un absceso pilonidal . El sobrepeso, los períodos excesivos de estar sentado y la higiene son factores que influyen en la aparición de estas lesiones. La genética y la forma en que se forma el área en el pliegue de las nalgas también es un factor.

Los investigadores creen que los abscesos pilonidales comienzan en los folículos capilares reales (ver figura 3) en el área. Los pelos crecen en lugar de salir. El vello encarnado se irrita y se desarrolla una infección que causa un quiste lleno de pus en el área. Cuando el quiste se abre, se convierte en una lesión abierta o un absceso. Esto puede infectarse aún más porque ahora está expuesto abiertamente a la suciedad y los desechos.

 

Figura 3: Folículos capilares

Foto cortesía de: follicle.com

Las causas exactas no se han revelado completamente, pero está claro que el roce y la fricción están directamente relacionados con el desarrollo. También hay casos aislados de personas que trabajan con el pelo que adquieren abscesos pilonidales en los pliegues de los dedos.

¿Cuáles son los síntomas de un absceso pilonidal?

Los síntomas de un absceso pilonidal son similares a las úlceras por presión comunes a la misma área. Esto incluye; dolor en la región del coxis, hinchazón de un quiste como protrusión, drenaje o ampolla enrojecida. El drenaje puede tener un olor fétido y ser de color amarillo o marrón. Un absceso gravemente infectado puede causar fiebre en algunas personas. La fiebre es un signo de que el absceso puede necesitar tratamiento de emergencia para prevenir la propagación de la infección a otras áreas del cuerpo o del torrente sanguíneo. El área también puede sentirse caliente al tacto.

Si se abre la lesión, se puede encontrar un tracto sinusal si se prueba con un hisopo de algodón. Si la lesión no se abre, los tractos sinusales en el área pueden dar un aspecto de hoyuelo entre el cóccix y la abertura anal. Este también es un buen indicador de que puede desarrollarse un absceso pilonidal si no se toman medidas preventivas.

Se necesita un ojo altamente entrenado para detectar las diferencias entre un absceso pilonidal y una úlcera por presión, pero los tratamientos también son muy diferentes. Echemos un vistazo a los tratamientos para los abscesos pilonidales.

¿Cuál es el tratamiento para un absceso pilonidal?

Si la lesión es realmente un absceso pilonidal , el tratamiento suele ser antibióticos dirigidos a la piel. Para hacer esto; los antibióticos deben ser de amplio espectro y administrarse durante largos períodos de tiempo. Las úlceras por presión a menudo no requieren antibióticos, por eso es necesario que un profesional capacitado evalúe las lesiones.

Si los antibióticos no eliminan el absceso, es posible que se requiera drenaje quirúrgico y cuidado prolongado de la herida. El médico cortará la lesión y la dejará drenar bajo anestesia local. (Vea la Figura 4) Luego se empacará con un empaque de gasa que se debe cambiar a diario o incluso más de una vez al día. A los pacientes generalmente se les enseña a hacer sus propios cambios de vendaje en casa.

 

Figura 4: Incisión pilonidal y drenaje

Foto cortesía de: gisurgery.org

La cirugía avanzada incluye la eliminación de todos los folículos capilares del área junto con el quiste bajo anestesia general. Si el absceso fue avanzado, también se eliminan suficientes partes del coxis y el tejido circundante. Luego se cierra la herida y el paciente permanecerá en el hospital con antibióticos IV para eliminar la infección restante. Las lesiones muy avanzadas pueden requerir que se enganche un vacío especial de la herida en el área para ayudar a extraer el drenaje y ayudar al crecimiento de tejido nuevo.

Los baños de asiento y las compresas tibias también pueden ayudar a abrir un quiste y ayudarlo a drenar. Los pacientes también reciben instrucciones de mantener el área muy limpia y seca. También es útil perder peso y abstenerse de usar ropa restrictiva en el área.

La clave para evitar que un absceso pilonidal se vuelva severo es buscar una pronta evaluación y tratamiento tan pronto como aparezcan los síntomas. Dejar un absceso sin tratar puede hacer que las bacterias entren en el torrente sanguíneo y provoquen sepsis (infección de la sangre).

Conclusión

El resultado de un absceso pilonidal puede ser positivo si se siguen todas las instrucciones de cuidado. Pueden despejarse y nunca regresar. Pero, si las instrucciones para prevenirlas no se toman en serio, el absceso puede regresar varias veces. Debido al área involucrada, los antibióticos y la limpieza son la primera prioridad en el proceso de curación. Luego, se deben tomar medidas para reducir la fricción y la presión en la región del cóccix.

La prevención siempre puede reducir la incidencia de un absceso pilonidal y reducir la gravedad de la infección si se desarrolla.

También te puede interesar

Deja un comentario